En ningún lado y en todas partes.

Por Ekaterina.
Enviado el 06/09/2013, clasificado en Intriga / suspense
822 visitas

Marcar como favorito

Cuando me despertaron mis padres estaba acostada en el suelo con la cabeza apoyada al final de su cama mirando hacía la puerta, me preguntaron que hacía allí pero como no me iban a creer me límite a decirles que me apetecia estar con Elissa, no me creyeron.

El coche ya no estaba, cuando salí para irme dirigí la mirada al parque buscando aquel opel pero no estaba. Bien, ya no esta 'se habra aburrido' pense y me fuí.

La primera persona a la que ví fue a David con unos vaqueros que sinceramente le quedaban muy bien y una sudadera NIKE, la verdad es que estaba muy guapo, el verano le había sentado muy bien. 

-Hey, hola. Que guapo estas- le dije, complaciente.

-Oh, gracias. Es lo primero que he cogido.

-Pues te sienta muy bien, bueno, ¿Qué nos toca ahora?

-Matemáticas.

-Oh no, matemáticas. Menuda manera de empezar segundo de bachiller, que asco de asignatura. Bueno, vayamos que llegamos tarde, como siempre- 

El día paso lento, como cuando esperas para entrar al dentista o cuando compartes ascensor. Al terminar las clases David, Javier, Nuria y Anastasia propusieron ir al cine, la verdad es que tenía ganas de ir asi que acepte y después de comer David vino a recogerme. El vive al final de mi misma calle y se ofrecio a llevarme en moto.

-¡ARIA, DAVID ESTA AQUI!

-¡Vale mamá, pero no hace falta que me chilles que no estoy sorda!

Me mire al espejo por última vez y ahi estaba yo, una chica de apenas un metro sesenta, morena con el pelo rizado y ojos marrones, con una sudadera, vaqueros y unas viejas convers rojas. '¿enserio vas a ir asi? si, que más dá. No voy a mejorar'  Y decepcionada por mi apariencia baje por las escaleras. Si ya estaba baja de animos ver a David con una camisa, unos piratas vaqueros y unos deportivos blancos impecables terminaron por hundirme.

-Vaya,¿ siempre tienes que dejarme por los suelos?- le acusé.

-¿Yo?

-Si tú, ya no quiero ir- bromee y cogi mi gorro de lana negro y nos fuimos.

Yo iba detrás de el, llegamos a su moto y me dió un viejo casco blanco bastante feo pero bueno, me lo puse. Estaba a punto de montarme cuando me invadio una extraña sensación, como si me estubieran observando meticulosamente e instintivamente miré dirección al parque pero allí no habia nada ni nadie pero seguía teniendo la sensación  '¿ Se habria escondido en otro lugar? puede que no se haya aburrido y que solo este jugando' no podia irme de allí y dejar a mi hermana sola pero tenía muchas ganas ir asi que a pesar de todo me subi a la moto y agarre a David para marcharnos.

Salimos de la sala muy traumatizados, por los menos yo ya que finalmente habiamos entrado a una pelicula japonesa de miedo, no debería haberme dejado convercer. Estuvimos discutiendo algunas partes de la películas, sobretodo yo que soy muy cabezota y me encanta llevar la razón siempre.

Después de estar discutiendo decidimos ir a cenar pero a mi me apetecia dar una vuelta por un parque que habia cerca asi que les dije que fueran ellos que ahora iria yo. El parque era bastante grande y estaba bastante oscuro, ¿Como pense que sería una buena idea ir alli yo sola? , decidí volver y entonces lo vi, otra vez, aquel hombre con un cigarro en la mano y una rosa blanca en la otra, estaba aterrorizada y solo queria pedir ayuda pero no podia, estaba paralizada como en las peliculas cutres americanas que cuando ven que se acerca el peligro se quedan quietos esperando la muerte, nunca lo habia entendido hasta ese instante. Estaba petrificada, inmóvil por el terror que sentía y sin saber como fui capaz de darme a vuelta y correr.

Estaba llegando al final del parque cuando al girar para atrás para ver si estaba no vi nada, me pare y entrecerre los ojos para asi poder ver mejor, mas claro pero al principio de aquel gigantesco parque no habia nada. 'Menos mal, a lo mejor solo ha sido mi imaginación' pense. Me decidí a continuar mi trayectoria más tranquilamente cuando al girar la cara lo volvi a ver, esta vez más cerca pero no lo suficiente para no ver más que su estupido cigarro y la flor. ¿Cómo era posible que estubiera ahi? no podia explicarmelo y no sabia si salir corriendo dirección contraria o esperar que viniera a por mi, no queria rendirme porque sino ¿quien cuidaría de Elissa? mis padres no, desde luego, ellos estan muy ocupados con sus vidas. No termine de decidirme cuando vi que aquel hombre se movia dirección a mi, venia a por mi y yo no podia moverme. Empecé a llorrar, estaba a escasos metros de mi cuando oí los gritos de David, gire para ver si lo veía pero nada asi que volvi la cabeza para poder ver el rostro de aquel hombre pero ya no estaba, habia desaparecido.

-Hey Aria, ¿ estas bien ?

- No, no lo estoy, necesito que me abraces-

y sin más me abrazo, me sumergí en aquellos brazos fuertes, no me habia percatado hasta entonces de lo alto y atlético que era ni de lo reconfortantes que eran sus brazos. No queria dejar de abrazarlo, estaba agusto con él.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com