Melodía cercenada

Por Jesús Pallares
Enviado el 25/09/2013, clasificado en Poesía
479 visitas

Marcar como favorito

En medio de la suave neblina, alguien entona una tersa balada; suena y vibra como un timbre melancólico; un timbre que suena al ritmo del corazón.

Los colmillos de una boca gigante, se hunden en la carne desnuda; gritan de dolor aquellos ojos sumidos en ilusiones falsas; oídos callados distinguen una tenue melodía.

Llanto, cólera, sangre transparente recorren un paisaje que jamás podrá verse igual; azul, cristalino, alegre, impecable.

En aquel mundo sólo suena un tarareo, un sonido infernal que a un ritmo cordial que cierra heridas, cambia colores, lo invierte; combina la muerte y la imaginación, para así lograr una espectacular y sintética vida.

El mundo, la era, la época queda a merced de unas fauces que siguen hundiendo sus colmillos, a la vez que cercena parte por parte de su realidad imitada.

Corromperse es fácil, morir también lo es, lo difícil es vivir dentro de un mundo rojo, negro, verde, blanco y gris a la vez; sólo queda vivir, bailar, brillar y morir.

Los latí dos que suenan aún circulan libres, pero pronto serán desmoronados por el aullido que penetra hasta la última fibra y molécula de su vida.

Los colmillos chillan, gruñen, devoran, cercenan, queman aquella tersa balada que vibra como un timbre fúnebre que desconecta y quema los sentidos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com