La Ultima Oportunidad

Por Arledk
Enviado el 26/09/2013, clasificado en Amor / Románticos
1064 visitas

Marcar como favorito

La preocupación me invadía, cada minuto se hace eterno. Solo 10 minutos y podríamos hablar. Un minuto, es un día eterno para mí. Las manecillas del reloj parecen no moverse. La tensión se hace presente, mis pies están inquietos, mis manos empiezan a sudar.

No resisto el momento, finjo estar enfermo y pido permiso para salir de clases. Hay solo 20 metros de tu salón al mío. Pero en esos momentos esos metros parecen inalcanzables.

Toque la puerta del salón en donde te encontrabas. Casi al instante salió una profesora, pedí si podías salir un momento. La profesora un poco extrañada te llamo y al poco rato saliste. Tus mejillas estaban sonrojadas, tus ojos llorosos, tu cabello algo húmedo y despeinado. Un pequeño mechón de cabello cubría parte de tu rostro. Había llorado, se notaba, el dolor había sido tanto que no soportaste el momento. Tú lo sabias, yo esperaba que no. Preguntar estaba de más.

-          Termino…

Me negué a creerlo, no iba a dejar que todo terminara así. Tus palabras me dolieron, tanto al punto de llorar. No era justo reclamar, no era justo hacerte llorar. Había sido un tonto, y lo sabía. Nada podía hacer… tal vez... Había algo... no, era inútil.

Volteaste, no ibas a decir más. Abriste la puerta dispuesta a entrar. Tras el umbral de la puerta desapareció tu silueta.

El corazón me latía fuerte, la cabeza me daba vuelta. Y mi última oportunidad, había desaparecido. Mis rodillas chocaron contra el suelo, mis ojos se nublaron por completo. Pequeñas gotas de agua empapaban el piso bajo mi rostro.

“Termino”. No me podía sacar de la mente esa palabra. Era cierto, había terminado. Yo lo sabía…


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com