La Solución Encubierta - Parte 2

Por EM Rosa
Enviado el 08/08/2012, clasificado en Ciencia ficción
691 visitas

Marcar como favorito

-         ¿Y como es que te crees todo esto tan alejado de la física ortodoxa?. –

-         No voy a contestar a eso. –

Carras no insistió, sabía que era lapidario.

-         Háblame un poco más de esto de los universos paralelos y esas cosas. –

Bogues cambió por primera vez de posición apoyando los codos en sus muslos.

-         Como quieras. Existen dos planos básicos de existencia: “El Temporal” y “El Alternativo”. En los alternativos existen las mismas instancias y cosas que, por ejemplo, en este universo pero en versiones diferentes… o no. Las personas pueden o no tener vidas y aspectos leve o diametralmente diferentes pero son las mismas personas, duplicados. No obstante, y perpendicularmente a este plano, cada fracción infinitesimal de tiempo ocurrida en cada plano alternativo genera un plano temporal. De esta manera existen infinitos planos temporales perpendiculares a cada plano alternativo. Pero en cada plano temporal existen también infinitos planos alternativos que perpendicularizan a cada plano temporal. De esta manera la estructura de planos se expande en “n” dimensiones hacia el infinito o define el mismo infinito, da igual. –

Carras miraba a Bogues con una expresión que mostraba una aparente perplejidad pintada en el rostro.

-         ¡Vaya!. ¡Asombroso!. Pero… volvamos a la torre, a nuestros invasores, ¿cómo es que esta gente ha llegado desde su universo al nuestro?. –

Bogues miraba a Carras con recelo. Mostraba un injustificado interés por el tema pero decidió seguirle la corriente.

-         Manejan matemáticas cuánticas tan avanzadas que nos deja a nosotros al borde de la edad de piedra. Se trata de dos ecuaciones unidas por una igualdad. Cada ecuación posee tres términos de cuatro miembros. Cada miembro debe ser cuantificado con una precisión tal que requiere números de “n” decimales. En la práctica con setenta decimales es suficiente. –

-         Pero eso no es problema, hoy día los ordenadores… -

-         Si, si, pero ese es el problema de ellos. Así como nosotros estamos matemáticamente cien años atrasados respecto a ellos, ellos están tecnológicamente cien años atrasados respecto a nosotros. Son teóricos formidables pero no son buenos constructores de máquinas y se manejan con cálculos a bajo nivel. De esta manera, al no haber precisión en los cálculos, generan errores que distorsionan cada plano donde se mueven, ocasionando perturbaciones del orden natural. –

-         Pero, ¿sabes cual es su objetivo final?. –

-         No. Solo he detectado que se vienen moviendo secuencialmente plano por plano alternativo y cada tanto viran hacia un plano temporal, a intervalos regulares. Eso si, tienen un camino trazado y lo siguen a rajatabla, o al menos eso parece, sin importarles cuanto daño dejan detrás. Aunque creo que si quisieran moverse calculando con precisión, con la tecnología que poseen, les costaría cien años trazar un camino entre no más de cinco planos. Obviamente eso es inadmisible. Realizan un salto cada veintitrés días, no pueden ir más rápido. Con nuestras máquinas lo podríamos hacer un una hora y sin daños colaterales. –

-         Pero, ¿por qué no se unen con nosotros?. Ellos las matemáticas, nosotros las máquinas. –

-         No se, pero no les interesa, eso es evidente. –

-         ¿Cómo te diste cuenta de su presencia?. –

-         Por las paradojas. Son cambios en el orden natural de las cosas, situaciones imposibles desde el punto de vista estrictamente lógico. –

-         ¿Por ejemplo…? –

-         Por citar una: En un hospital de una enorme ciudad cercana, un hombre dado por muerto ingresó a la guardia. Su corazón no latía y su pecho no respiraba, sin embargo mantenía la temperatura corporal, su sangre no coagulaba y tras cinco días no mostraba ningún signo de corrupción carnal. –

-         Ni vivo ni muerto. –

-         ¡Exacto!. Una anomalía biológica pero puedes encontrarla de cualquier índole. Una mujer se encontró a si misma en la puerta de su casa. Afirmaba que se encontró ante su imagen cuando iba a entrar a su domicilio. El encuentro duró tres segundos pero ocurrió. Esta sería una anomalía temporal. Si este tipo de anomalías se repiten aumentando su intensidad es posible que la estructura espacio-tiempo de nuestro universo se altere con consecuencias imposibles de prever. –

Carras observaba a Bogues con absoluta atención.

-         Y dime, ¿cuántos invasores ingresaron a nuestro universo?. –

-         No muchos, no creo que sean más de una docena. Sería sorprendente que hayan logrado la manera de viajar masivamente pero lo dudo seriamente. –

Lanzando una sonora carcajada Rey acercó rápidamente su rostro al de Adrián.

-         ¿Y por una docena de tipos vas a sacrificar decenas de miles de inocentes?. –

-         Si no lo hago seré responsable del crimen más horroroso en la historia universal. Tan solo en este planeta hay miles de millones. Además no son ellos solos, cuentan con la cipaya colaboración de gente de este lado. Son bastante numerosos. –

-         ¿Y estás absolutamente seguro que todos se reunirían hoy en la torre Camelot?. ¿Cómo estás tan convencido?. –

-         Desde allí saltarán a otro plano hoy a las diecisiete horas. Para que funcione deben estar todos agrupados en un círculo de no más de dos metros. Es el vórtice desde donde la ecuación indica que deben saltar, es decir, con la chapucera precisión con que ellos calculan. Yo calculé unos ochenta centímetros a la izquierda con la precisión adecuada pero a ellos igual les funcionará ya que están dentro del margen de error matemático pero dejarán alteraciones en este plano que reducirá su vida útil a la tercera parte. ¿Cómo se todo esto?. No te lo puedo decir. –

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com