Una Calurosa tarde de verano (6a. parte)

Por Aneto
Enviado el 11/10/2013, clasificado en Fantasía
1092 visitas

Marcar como favorito

Eva se levanto, y se vistió con rapidez, mientras yo la observaba, y una vez vestida, me cogió por la cola y me dijo que me llevaba con ella, que aun no sabia que haría conmigo, pero de momento quería seguir disfrutándome como un lagarto. Me puso dentro de su vestido, entre sus enormes senos; y os juro que allí dentro apretado, y casi sin poder moverme me sentía en la gloria, no me importaba ser un lagarto, increíblemente estaba tranquilo y relajado, no me acordaba que no era Alex, que Anna estaría desesperada buscándome, nada me importaba. Estuve mas de 6 horas entre los maravillosos senos de Eva, ella había ido a cenar con unos amigos, y luego salieron de copas. Eran mas de las 3 de la mañana, cuando Eva y yo, entre sus senos, entrábamos en casa de mis padres, ella había cogido mis llaves, volvimos a ir a la habitación de mis padres, me saco de entre sus senos, y me dejo encima de la cama, y ella fue a darse una ducha. Volvió completamente desnuda, se echo en la cama, y volvió a jugar sexualmente conmigo, me hizo entrar en su vagina, me hizo que le lamiera todo el cuerpo, y se corrió 2 veces. Yo cada vez me sentía mejor como lagarto, y veía más lejano ser humano, y no me importaba nada, ni mi familia, ni mi novia, nada, solo me sentía lagarto, y estaba gozando con Eva, y cada vez tenía menos consciencia humana. Casi a las 5 de la mañana, Eva me metió dentro del jarrón de la mesilla del salón, el mismo en que me había metido la primera vez, me dejo en la mesilla de noche, y se puso a dormir en la cama de mis padres. Yo también me dormí, me dormí siendo un lagarto, y dormí tranquilamente hasta las 12 del mediodía, cuando Eva me despertó; me sacó del jarrón, me cogió por la cola, y me acerco a su cara; sus ojos estaban iluminados, rojos y grandes; sentí que estallaba, y al abrir los ojos, volvía a ser Alex, empapado de aquel líquido gelatinoso; me sentí feliz, muy feliz, volvía a ser yo. Eva estaba a mi lado, nos besamos apasionadamente, e hicimos el amor, ella encima de mí; y luego me masturbo con su boca, e hizo que la montara, os juro que nunca, he disfrutado tanto en mi vida, sentí tanto, tanto placer, que hubiese querido estar siempre con Eva, Creo que empece a enamorarme de ella. Luego estuvimos hablando, desnudos en la cama, ella me habló de lo que había visto en mi cerebro, de mi trabajo en la escuela, de Anna, mi novia y nuestras relaciones sexuales, de lo que me gustaba de ella y lo que no, todas mis intimidades que ella había descubierto. Yo le dije que me estaba enamorando de ella, y que sentía ella por mí, sabiendo que yo para ella no era mas que una víctima, un juguete par su gozo, y que acabaría transformándome en un lagarto para el resto de mi vida. Eva sé hecho a reír y me dijo que era normal que me hubiera enamorado de ella, pero que yo solo era para ella una víctima mas, que no sentía absolutamente nada por mí; Solo quería disfrutar de mí, y convertirme en un lagarto, y que en cualquier momento podía transformarme en un lagarto para siempre, y que me mentalizara, que al fin ella me dejaría transformado en lagarto de por vida. Al momento cogió mi pene, y entro su dedo dentro con toda facilidad, al tiempo que sus ojos estaban iluminados, rojos e inmensos, puso su mano encima de mi corazón, y volví a sentir la angustiosa presión, y en pocos segundos, yo volvía a ser muy pequeño, solo media unos 20 centímetros de altura, al momento paso su dedo y su uña por mi espalda, y me volvió a salir la larga cola verde de lagarto. Si hacia solo unos minutos yo era un lagarto y había sido un lagarto mas de 18 horas, y me había sentido bien siendo un lagarto, ahora estaba aterrado, me horrorizaba el hecho de volver a ser un lagarto, Eva me humilló y me rebajo como nunca nadie me lo había hecho, me hizo sentir ridículo, una mierda, y estaba muerto de miedo, pero no me dio tiempo, me volvió a convertir en un lagarto, y me dejo encima de la cama, mientras ella volvía a ducharse, se vestía y se despedía de mi, diciendo que yo sería un lagarto 30 horas mas, y se fue.

Yo me quede aterrorizado, 30 horas mas, si ahora era sábado y eran las 2 de la tarde, significaba que sería un lagarto hasta las 8 de la tarde del domingo; y mis padres volvían el domingo por la noche, y que explicaría a Anna… Estaba desesperado, pero no duró mucho, poco a poco fui perdiendo la conciencia humana, e iba sintiéndome mas lagarto, hasta que un par de horas mas, yo pensaba, actuaba y era solo un lagarto. Así pasaron las 30 horas, en que actúe y viví como un lagarto, hasta que note que me hinchaba, y exploté, volvía a ser Alex, mi felicidad no tenía límites, se había acabado el fin de semana de pesadilla. Rápidamente me arregle y arregle todo lo de la casa, y tuve que hacer lo más difícil: llamar a Anna, pero, ¿qué diablos le podían contar que había pasado? Por supuesto no podía contar la verdad, me tomaría por loco, por lo menos. En fin esto es otra historia y muy larga de explicar, solo os diré que con unos días conseguí arreglarlo, pero yo no era el mismo, soñaba casi cada noche en Eva; y siempre ella acababa transformándome en un lagarto; algunas veces sin juegos, y otras con maravillosos juegos sexuales, pero siempre convertido en un pequeño lagarto. Ha veces me despertaba angustiado, y me calmaba al ver que era solo una pesadilla, pero otras veces, y ello me horrorizaba, echaba de menos que el sueño no fuera realidad, y Eva no me hubiera transformado en un lagarto. ¿Qué me estaba pasando? ¡Dios mío! Aquello no era normal, yo ya no era normal. ¿Cómo podía desear, aunque solo fuera en pequeños momentos, un hombre que le transformarán en un lagarto? Realmente echaba de menos a Eva, si, aunque no quisiera reconocerlo, me había enamorado de ella.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com