El Ultimo Adiós ( Hasta Pronto Mi Princesa)

Por Arledk
Enviado el 12/10/2013, clasificado en Amor / Románticos
915 visitas

Marcar como favorito

Al llegar a casa tire mi mochila sobre mi cama. Prendí la computadora esperando tener noticias tuyas. Ya era tarde, no faltaba mucho para la media noche. Afuera llovía fuertemente. Estaba solo en casa.

Hoy no has venido a estudiar. El tiempo de clases se hacía eterno, pues no hacia otra cosa que pensar en ti. El día anterior te despediste de una forma muy especial. Me diste un beso en los labios, me acariciaste una mejilla y me dijiste que me querías. Nunca te habías despedido así.

Llevamos casi 3 años juntos y compartimos muchas cosas. Incluidas una enfermedad. Tu hermana tampoco había venido a estudiar, lo que me mantuvo preocupado aún más. Todo el día mi corazón me latía fuerte. Algo no andaba bien, algo había pasado, pero que. Prácticamente habías desaparecido.

Estaba tan preocupado por ti que olvide tomar mis pastillas. La computadora se encendió y revise mi correo electrónico. No encontré nada, ni si quiera un mensaje, absolutamente nada. Seguí buscando y encontré una nota, pero era una nota de tu hermana.

Lo leí rápidamente. Cuando termine no me lo podía creer, lo que decía era simplemente aterrador. No me lo podía creer. El mensaje decía:

Hola, lamento tener que decirte esto. Hubiese sido mejor decírtelo personalmente. Esta mañana mi hermana despertó con fuertes dolores en el pecho. Al mediodía sufrió un infarto. Su cuerpo no resistió, los médicos no pudieron hacer nada.

El velorio será mañana. Ánimos, se fuerte.

 

No lo pude creer. Me negaba a creerlo. Justo el día de mañana cumpliríamos 3 años. No podía creer que te hayas ido. No de esa manera. No, y no lo creería hasta que no lo viese por mí mismo. No me importo que afuera estuviera lloviendo y menos que ya fuera más de la medianoche.

Salí corriendo en dirección a tu casa. A penas llevaba puesta una camisa. Cuando llegue estaba totalmente empapado. Las luces estaban encendidas. Toque la puerta desesperadamente. Casi al instante salió tu hermana. Tenía los ojos llorosos, se le veía pálida.

-          Ya viste el mensaje, lo siento.

-          ¿Dónde está? Dejame verla…

La hice a un lado y entre corriendo. En ese momento desee no haber ido. Adentro tus padres lloraban desconsoladamente. Tus primas pequeñas no entendían la situación. Mire hacia los lado y vi un ataúd en un rincón de la habitación.

Me acerque lentamente. Me asome sobre el… y te vi. Sentí como si el mundo se cayera a pedazos. Comencé a recordar todos los momentos que pasamos juntos. El corazón me latía fuertemente, y sentía como si me quisiera desmayar.  Los ojos se me inundaron en lágrimas, caí de rodillas. Llore, y llore amargamente. Llore como un niño. Por más que busque, no encontré consuelo.

Mi princesa se había ido, y se había ido para siempre. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com