Hasta el Final de los tiempos

Por SanguinesPY
Enviado el 27/08/2012, clasificado en Varios / otros
1286 visitas

Marcar como favorito

Me encontraba yo en la cima del mundo al saber que tenía el don que el ser humano a buscado desde el principio de los tiempos, y si lo hubiese conseguido mucho antes, hubieran estado en lo cierto.

Fue más o menos alrededor del siglo II antes de Cristo, asi lo llamaban los hombres a los años antes del personaje llamado 'Jesucristo'. En una villa pequeña un hombre había descubierto en medio de un desierto un libro negro que se encontraba solitario en aquel áspero lugar, el libro contenía en sus letras lo necesario para poder adquirir el don de ser el más viejo de todos. Las instrucciones hablaban de sacrificar su propia sangre y quemarla, el hombre se pasó 21 años de su vida construyendo una casa muy lejos de su villa, en la cual se presenciaría la muerte de su familia, sus padres, esposa e hijos. El paso final, era quemar el lugar y meter su cuerpo donde  estaba su muerta familia y si lograba sobrevivir, ese hombre habría adquirido aquel don. Se metió el hombre en aquel mar de fuego en donde se escuchaban los gritos de la familia preguntándose el por qué de su cruel destino, las cenizas de aquella casa se habían desvanecido, lo que quedo de aquella casa eran las piedras quemadas que contenía en su interior los cuerpos carbonizados de niños y adultos, un cuerpo sin ningún rasguño había escapado intacto de esas ruinas. Para comprobar que realmente lo consiguió, se clava una estaca en el corazón, no sentía nada, no pasaba nada, aquel hombre había adquirido el don deseado, la inmortalidad.

Pasaron los siglos, el había viajado a varias partes y aprendiendo varias cosas, intento no destacar mucho ya que si el descubría algo en un respectivo siglo, luego logra otra hazaña en el siglo siguiente, el pueblo comenzaría a sospechar, y aunque se cambiase el nombre para cada acontecimiento histórico, no podía evitar las pinturas o pruebas de su grandeza que se hicieran en su honor, tarde o temprano algún ser humano se percataría de que aquel hombre no podía fallecer y lo peor, podrían encontrarlo porque, estaba vivo. Por lo que, evito contactos humanos que lo llevasen a ser reconocido o máximo, saber su nombre. Con el pasar de los milenios, el hombre adquirió varios amigos y amantes, las cuales a su tiempo terminaban muertos, el hombre se la pasaba sufriendo por los 'millones' de casos de muerte a veces se apuñalaba a sí mismo con el fin de comprobar si aún poseía el don de ser joven para siempre, o para acabar de una vez por todas con su eterno sufrimiento, lo único que lograba eran cicatrices que también lo acompañaban en su eterno viaje. Había viajado por el mundo miles de veces, había aprendido todos los idiomas, hubo ocasiones en las que se tiraba al océano, no podía morir ahogado, por lo que, o la mara lo transportaba hacia alguno de los continentes o alguna isla cercana, le tomaba años, pero las cosas terminaban en algún momento, menos él. Llegado cierto punto, el hombre había vencido al famoso dicho de Sócrates 'Lo único que se, es que no sé nada' ya que sabia el por qué de todo, le tomo milenios, pero lo consiguió. La ciencia dice que la raza humana se extinguiría en algún momento de la historia y que sería inevitable, ese momento había llegado, la raza humana desapareció de la faz de la tierra, quedando aquel hombre en la completa soledad, aunque claro, no se consideraba humano, ya que ellos 'Nacen, crecen, se reproducen y mueren'.

Aunque no quede ningún tipo de vida humana en el planeta, este sigue su ruta alrededor del sol los 365 días del año, no por mucho tiempo sin embargo, la tierra era también un ser viviente y lo demostraba a través de terremotos, erupciones y grandes mareas. Estos signos de vida terminaron y la tierra se convirtió en un planeta muerto, similar a planetas como Marte o Júpiter que también son planetas muertos. La tierra que estaba llena de vida, planicies verdes y aguas cristalinas se habían convertido en un desierto desolado y vacio, en donde ni siquiera el viento se escuchaba, y en ese infierno gigantesco se encontraba el hombre caminando sin rumbo, no podía morir ni de sed ni de hambre, lo cual no fue problema en donde 'Nada' era lo que más se apreciaba. Un gigantesco cometa cae en la tierra provocando su completa destrucción. El hombre abre los ojos y ve el infinito espacio que lo rodea, ese hombre soy yo, os diría mi nombre si es que lo supiese, ha pasado tanto tiempo y me puesto varios nombres que ya ni el mío puedo recordar, ahora me encuentro vagando por la galaxia desde hace millones de años luz, se que en algún momento el universo también desaparecerá, y yo estaré vivo para contemplarlo, creo que es lo único que nunca sabré ¿Qué le pasara a una 'persona' mientras aprecia el final del universo? Y cuando llegue, seguiré vagando en no sé donde, seguiré viajando hasta el final de los tiempos, que nunca llegara para mí.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com