Sin receptor.

Por Mey
Enviado el 30/08/2012, clasificado en Terror
1281 visitas

Marcar como favorito

Amiga, has vuelto a contactar conmigo y veo que no te cansas de ello. No quiero que desperdicies tu tiempo en querer saber sobre mí, en lo que fué, es, y será de tí y de mí. Veo que por mucho que te lo repita volverás a tablar conversacion con quien no deberiás y no te cansarás de ello. Te contaré mi experiencia y espero que sirva este consejo a tu bien.

Hace tres años estuve enamorada, tan enamoraba que pasaba a ser obsesion. Él era, como tu sabes, el profesor ideal para todas nosotras: él era quien nos inspiraba a cantar con el alma, él era el único capáz de sacar ese arte encerrado entre nuestras gargantas, quien se permitía a agredirnos al no saber expresarnos con el canto y era el único al que se lo permitiamos. Él fue el único hombre quien se fijo en mí como mujer y no solo como una buena cantante, él fue quien cada noche despues de expresar nuestro amor en cualquier rincón de esta ciudad pedía a gritos que le cantase por última vez.

La relación fue intensa, tan intensa que te aparté de mi lado sin darme cuenta. Nuestra comunicación se fue empobreciendo poco a poco que ya ni podiamos establecer una conversación fluida. solo nos quedaba ese cariño de amigas que nunca desaparece.

Como bien sabes el 8 de noviembre del 2009 fue el peor día de mi vida. La persona a la que más quise y entregué toda mi alma desapareció de mi vida, de la tuya y de la de todos. Lamentablemente aquel infarto nos sorprendio con la partida de mi alma gemela. Desde entonces mi vida cambió, más bien se apagó. no tenía fuerzas de seguir y encontrar sentido a la vida. Estas tú de testido, ¡fuiste tú quien me pegó una cachetada por no querer salir de casa durante más de año y medio!. Me preguntabas que qué era lo que hacía durante tanto tiempo encerrada en mi casa, me preguntabas que qué pensaba hacer con la vida. Entonces, no te respondí pero ya es momento de hacerlo: Amiga, durante los primeros meses lo único que hacía era llorar y dormir. Solo deseaba morir, estar con él allá en el infierno o en el cielo. Con el tiempo me fuí convenciendo de la realidad pero no me quería rendir al no estár con él y buscaba remedios en donde no los había. Cojía mi portatil y me pasaba horas, días, semanas... buscando formas de como resucitar a la fuente de mi vida. Yo sabía que eso era imposible pero dicen que la esperanza nunca se pierde. Despues de tanto tiempo de busqueda sin fin, encontré algo más facil de obtener y menos subrealista, encontré una página web donde aseguraba vender tablas de Ouijas eficaces para tablar comunicación con cualquier ya no vivo. no me lo pensé dos veces y compré la famosa tabla. A los dos días llegó la Ouija y con ansias la destapé, esperé a que mi madre estuviese dormida para probarla. Seguí más o menos los pasos que había leido en la web pero no funcionó. Aún así no me rendí y probé la noche siguiente con el mismo procedimiento de uso y como era de esperar esta vez, amiga, funcionó. Él dijo nuestra frase secreta, aquella que solo ha salido de él y de nadie más. No me lo podía creer pero en pocos minutos volví en vida. Pude sentirlo, notar el efecto de sus palabras y pude expresar el sufrimiento que estaba viviendo por él. A partir de esa noche todo fue diferente, no quería salir de casa no por el hecho de que él haya muerto si no por el hecho de que él estaba a mi lado y en mi casa. Pasaron los meses de nuevo y tú ya estabas cansada de llamar por telefono, pero aún así no dejaste la costrumbre de mandarme mensajes privados por Facebook y en el fondo de mi ser siempre me agradaron esos mensajes tuyos. Me hacía aterrizar a la realidad de la vida, pero no eran tan eficaces como los mensajes de la mitad de mi ser, de ese ser que me ahogaba por su ausencia física. Era tanto el ahogo que no importaba tener fantasias sexuales con el ser que hablaba durante todas las noches mediante un trozo de madera. Al final llegó la noche que yo esperaba pero que no era capaz de expresar nisiquiera a mi ser querido difunto las ganar de sus carnes. Él se adelantó y dijo que el también extrañaba tocar mi cuerpo, extrañaba no calmar mi sed de él. Comentó que veía como mi cuerpo reclamaba su ser y deseaba que llegara el momento en el que pudiesemos estar juntos. Ahí es donde entendí que es lo que quería de mí. Él quería mi vida, quería que yo me reuniese con él en donde estaba. Entonces procedió a rogar por una nueva etapa en nuestra relación y dijo que estabamos destinados a estar juntos por siempre. Yo enferma de amor acepté la propuesta y me dirijí a la cocina por un cuchillo carnicero.Al volver el tablero se movió y decía que el no quería una muerte tan fea para mí, quería verme morir para él y con hermosura.Le pregunté cúal era su deseo y respondío con que le cantase mientras me dejase desangrar por el corte en la muñeca izquierda.Canté y canté hasta que al final pude verle.Le observe con mucha delicadesa y me percaté que a su alrededor había muchas sombras y la expresion de su alma que tanto anelaba era de sufrimiento. asimilé que en ese momento debí sentir felicidad pero lo que sentía era una tristeza más fuerte que cuando perdí a mi amor ese mes de noviembre y más cuando dentro de mí escuché una voz sin idioma pero casi divina donde me decia que estaba en el lugar donde mis sufrimientos, ansiedades y pecados no serán borrados de mi alma por haber obedecido a un mandado del señor oscuro.

Por eso amiga aconsejo y casi ordeno que dejes inmediatamente la tabla que nunca debí obtener. Solo quiero decirte que nuestros seres queridos nunca mueren y nunca se van porque su existencia permanece en nuestros recuerdos más no en presencia.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com