Mi prima Montse

Por the mm
Enviado el 17/10/2013, clasificado en Adultos / eróticos
51056 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Ahí estaba mi prima Montse d vuelta a casa no como visita si no para vivir un tiempo.  Se trataba que puesto q mi tía había encontrado nueva pareja por enésima vez, pues mi prima decidió irse a vivir con nosotros ya q no tiene papá y pues así terminar el bachillerato. 

Recuerdo que Montse siempre había sido muy pegada a mi desde pequeña ya que tal vez me veía como al hermano q nunca tuvo,  desd pequeños teníamos una relación sana q al llegar a la pubertad fue cambiando a enferma ya que cuando no estaban mis padres solíamos ducharnos juntos donde jugábamos en la regadera a las luchas donde obvio siempre terminaba mi pene en medio d esas nalguitas sin  penetrarlas, tal vez no se pude hacer mas q tocarle las tetas y las nalgas por q ella tenía 9 y 13, nos faltaba un poco mas morbo aunque mi pene terminaba bien erecto. 

Así fue un par d meses hasta que la lastimé introduciendole todo el dedo medio por el ano cosa que la hiso enojar por que m dió una patada aquel día y nunca más nos volvimos  a duchar, incluso soportaba las veces que tocaba su vagina mientras le introducía los dedos, parece ser que eso sí le gustaba. 

Bueno ahora ella tiene 16 y yo 20, y al charlar con ella el primer día q pudimos estar a solas fue recordarle las veces q jugábamos juntos en la regadera, a lo cual ella solo río. Yo casi estaba muriéndome d ganas por ducharme con ella ya que estaba buenísima, un trasero que m envenenava con una cinrurita a cual m quería agarrar y no soltar nunca. Y para regalo mío su cama estaba delante d la mía en el mismo cuarto donde a menudo la veía usando esos cacheteritos que usaba para dormir.

Quizás sabía q me la quería comer ya que por las noches sólo usaba un cacheterito y un camisón y así se me sentaba en las piernas para ver la tv a ya muy altas horas d la noche.

Cuando la tenía en las piernas comenzaba a darle masaje en la espalda y así luego d unas noches le toqué las tetas, a lo q ella reaccionó d una manera extraña, al principio dejó q las tocara, q acariciera los pezones pero d un instante a otro se levantó y se fue a su cama sin decirnos nada. 

Al día siguiente d nuevo se m sentó en las piernas pero ahora le toqué las pompas y sin decirme nada seguimos viendo la tv, mientras yo degustaba d ese cacheterito q traía puesto y entonces subí las manos hasta sus tetas y las comencé a acariciar a tal grado d q subí el camisón y le chupé esos pezoncitos bien parados, mientras ella lo diafrutaba y comenzaba a moverse encima d mi pene erecto. Entonces la puse d  rodillas a chuparme el pene dirigida sólo jalando sus pezones sin hablar ni una sola palabra, entonces luego d q casi hace q m venga la puse contra la cama boca abajo, le bajé el cacheterito y comencé a chuparle esa vagina recién rasurada y el ano. 

Luego de que ya había bebido toda su miel le dije mientras tenía mi lengua en su  ano un poco dilatado y apretado, "y si t hago un anal por q la vdd es q condones no tngo y no quiero correr riesgos" a lo q m dijo " haslo como quieras pero yaa hasme tuya" y yo encantado de la vida introduje un dedo y luego otro a la voz  d ella d " cuidado, cuidado, m lastimas, lento" entonces saqué los dedos y la penetré dejandole ir todo mi pene, tuve q taparle la boca por q en el otro cuarto estaban mis padres y estaba regalandome unos gemiditos q no he olvidado a la fecha.

Y así mientras sentía como ejercía una presión con sus pompas en mi pene yo mordía su espalda y apretaba fuerte su cintura hasta q m vine dentro d ella. 

Acabando nos besamos y le dije q m disculpara si la había lastimado  pero es q m encanta, a lo q m contestó a no había sido nada y q no m preocupara. Ese mismo día m vine 3 veces dentro d ella, y al día siguient estábamos normal como si no hubiera pasado nada pero al sentarse hacía unos gestos q m encantaban y caminaba un poco chistosa, por la tarde m dijo ya vez como m dejast y dandole una nalgada le dije shhh y la besé.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com