Send me an Angel.

Por FreneticO
Enviado el 21/10/2013, clasificado en Amor / Románticos
928 visitas

Marcar como favorito

Tu incistente belleza volvió a surcar los confines de mi mente, resurgiendo de la pradera de oscuridad donde se encontraba apresada.

Aún no entiendo cómo ni por qué sucedió pero es relativamente de buen gusto volver a verte en mi mente Karen, ya que el rimer amor nunca se olvida, tal vez en algún momento lo logre aprisionar el recuerdo para siempre.. Mientras tanto voy a contemplar verte pasar dentro de ese tierno y distante recuerdo que sobrevuela imponente sobre los confines de mi mente.

No quiero olvidarte.. Te amé durande mucho tiempo como para si quiera pensarlo. Es muy bonito recordarte Karen. Fuiste el tesoro que siempre quise, más allá de que hoy día seas una chica totalmente distinta y que probablemente me hayas olvidado.

Seguro mañana tendrás tu familia y todas esas cosas que lograrán tu completa felicidad.. y espero que así lo sea porque así lo deseo. Lo tendrás todo! Eres una chica afortunada, ¿Sábes por qué? La respuesta es simple.. Además de todo tendrás el inconfundible e insasiable amor de una persona que olvidaste hace mucho tiempo. 

Porque si existe algo que sepa hacer bien, es amar sin ser amado.. Pero detente y piensa en estas palabras. No lo veo como una desventaja aunque parezca serlo, mas bien lo veo como una prudente forma de comprender mas allá de todos los sentimientos encontrados; es bueno porque así logro contrarrestar el desequilibrio que proporciona en mi vida la falta de tu amor.

Karen yo me prometí volverte a ver algún día, actualizar tu imagen en mis ojos y verte crecer aunque sea desde muy lejos y sin que lo notes. Oh! Juro que me arrepiento de haber actuado como imbécil, no tuve porqué haberte dicho nada. Perdí tu pequeña amistad por no usar la razón y es eso una importante causa del sentimiento sin nombre que llevo atado a mi.

Siempre te llevé en mi interior a todos los lugares que visité, desde Carloz Paz hace 6 años hasta Bariloche en el presente. 

Seré sincero, no eres una mancha imborrable, sino una rosa roja destinada a enterrar sus crueles espinas en mi corazón y no marchitar jamás.

Puedo seguir recitandote palabras y sentimientos que todavía existen por vos a travez de los años pero nada.. Nada sería tan grande y hermoso que volver a verte y volver a ver a tus ojos mirarme con esa magia e inocencia con la que alguna vez lo hicieron.

Te amo... Desde el confin mas apartado de lo que queda de mi pequeño gran corazón.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com