Las apariencias engañan (parte 1 )

Por Clair de Lune
Enviado el 25/10/2013, clasificado en Amor / Románticos
1130 visitas

Marcar como favorito

Hacía un día espectacular y Javier decidió salir en moto para hacer sus recados matutinos, había pasado un invierno muy lluvioso y ansiaba como nunca sentir la liberta de conducir su burra. Después de su último compromiso y pararse a comprar unas baquetas que necesitaba para su próximo concierto decidió pasar a ver a su amiga Begoña que estaba estudiando el último año de diseño, Begoña era una muy buena amiga, lesbiana y bastante clara en sus ideas e ideales, se podría decir que era el mejor “amigo” de Javier. Quedó en verla enfrente del instituto superior de diseño, había una gran plaza donde se concentraban todos los estudiantes para pasar el rato y tomar sus bocadillos o fumarse un cigarro.

Javier entró en la plaza con la moto, como solo el sabía hacerlo, sabía que llamaba la atención, su pelo largo y su vestimenta de “chico malo” le hacían el objetivo de las féminas y el se aprovechaba de eso. Begoña llegó hasta el como un torbellino, se le tiró encima y como un resorte se le enganchó al cuerpo.

-       Hola tío bueno, como estás? A parte de perdido, claro.

-       Estoy muy bien, como siempre y tú? Hacía tiempo que tenía ganas de verte.

-       Pues tirando, con los exámenes a la vuelta de la esquina y trabajos mil por entregar.

-       Pues tenemos que hacer una quedada, este sábado tocamos en un garito cerca de casa, si te apetece, vente.

-       Ya veré, estoy medio así con una chica y quiero quedar con ella.

Mientras los dos seguían charlando, de dentro del instituto salió una chica, era alta, gordita, con una melena pelirroja y rizada que le alcanzaba la cintura, la tez pálida, llevaba una gran carpeta en la mano, Javier se quedó ensimismado mirándola, le llamó mucho la atención, le atraía lo que veía pero por supuesto no diría nada. Begoña se dio cuenta de que su amigo estaba distraído y se giró.

-       Que miras con tanto interés?

-       Nada.

-       Nada? Eso no te lo crees ni tú.

-       es que esa chica me suena.

-       Cual? La gordita?

-       Si

-       Es normal que te suene…

-       Ah, si?

-       Claro, es la hermana de Carlos, está estudiando aquí, hace primer curso.

-       Esa chica es Lucia?

-       Si, ha crecido la pequeñaja, si no fuera la hermana de Carlos te tiraba los trastos.

-       Es que es Lesbiana?

-       No, o eso creo, pero yo nunca pierdo la esperanza, jejejeje

-       Te gusta de verdad?

-       Si, la verdad es que me encanta, pero es tan tímida.

-       No es mi tipo, pero no es fea.

-       Claro hombre, como no, Lorenzo Lamas no podría estar con una gordita, ya sabemos todos que tienen que ser perfectas.

-       No es eso.

-       Claro que lo es, cenutrio, que eres un cenutrio.

-       No me insultes Bego que te escamocho.

-       Primero me tendrías que pillar y con esas pintas estarías muy ridículo. Jajajaja

Los amigos siguieron conversando, riendo y hablando de sus planes.

 

Mientras, Lucía se alejaba, había podido observar la escena, nada mas salir había visto la moto de Javier, al verlo se le puso el corazón en la boca y pensó que se caería desmayada por falta de riego sanguíneo, hacía tanto tiempo que estaba enamorada de el y tanto que no lo veía que se quedó en estado de shock. Disimuló como pudo al ver que el la miraba y creyó morir al verle reír, ella sabía bien lo que era ser el objeto de burlas y bromas pesadas por parte de su hermano y sus amigos.

Siguió caminando sin mirar atrás hasta llegar a la parada de autobuses, se sentó ya que le temblaba todo el cuerpo, se puso los auriculares e intentó desconectar, era imposible, Javier había aparecido otra vez en escena.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com