Día de playa

Por Alexandra York
Enviado el 26/10/2013, clasificado en Adultos / eróticos
25532 visitas

Marcar como favorito

Normalmente, dicen que la primera vez de una persona, o súper espectacular, o un verdadero asco. Por suerte, la mía fue bastante buena; quizá porque fue totalmente inesperado, o porque Gino era un gran chico.

Habíamos bebido toda la tarde, y yo sabía que le gustaba, y él también me gustaba desde hace tiempo, pero era el ex novio de mi mejor amiga, así que realmente no podía salir con él. Pero ese día poco me importó eso, estábamos divirtiéndonos demasiado, terminamos una nueva botella de whisky y quisimos ir a la playa, era alrededor de las 4 am;  estuvimos echados en la arena, a unos pocos metros de nuestros cuartos, eran una especie de cabañas, bastante cómodas y bonitas. Hablamos un buen rato, yo tenía demasiado frío, Gino lo notó, y me abrazó, cada vez me abrazaba más fuerte, mientras seguíamos conversando, dejó de abrazarme, solo tenía su brazo bajo mi cuello, yo estaba recostada; empezó a jugar con mi cabello, nos reíamos, yo jugaba con su cabello, hacíamos chistes estúpidos; de pronto lo miré y le dije: Vamos al mar, quiero nadar. – ¿Es en serio?, ¿ahora? – ¡Si! ¡Ahora! . Sonrió, yo corrí hacia el mar, el me siguió mientras reía, empezamos a jugar entre las pequeñas olas del calmado mar. De pronto, en medio del juego, empezamos a abrazarnos, y a acariciarnos, y luego un largo y apasionado beso, fue bastante lindo los primeros segundos, pero luego todo se tornó bastante caliente, era un besador excelente y sabía cómo usar su lengua jajaja intentó quitar la parte de arriba de mi traje de baño, lo hice a un lado y luego corrí hacia la cabaña mientras me reía, el me siguió, entré a lugar , él me siguió, puse seguro a la puerta y empezamos a besarnos, me levantó en sus brazos y me llevó a la cama, me besó el cuello , mientras yo acariciaba su pecho húmedo aún, acarició mis piernas, y subió rápidamente a mi cintura, y luego con mi pechos, los acariciaba los besaba, era un niño jugando con ellos, yo le acariciaba el cabello, lo besaba y sentía como su verga se ponía cada vez más dura ,así que bajé mi mano hacia sus shorts, metí la mano adentro y él dio un leve gemido, empecé a acariciarle esa gran y dura verga, Gino terminaba de sacarme el traje de baño, me besó POR TODO EL CUERPO, al cabo de un rato, me dijo: Ya no puedo más, quiero hacerlo.” Se recostó sobre mí colocó su pene totalmente parado y rojo como para explotar dentro mío, lo hizo lentamente y poco a poco fue aumentando la velocidad, lo metía y sacaba y ambos gemíamos suavemente, al inicio me dolió de sobremanera, pero después ese dolor cambió a un total placer, donde no quería que terminara, nuestro gritos de placer eran cada vez más fuertes, Gino aumentaba su velocidad, luego lo abracé y yo me puse sobre el , me senté, y dejé que lo metiera nuevamente y empecé a moverme hacia adelante y atrás, Gino lo disfrutaba se sobremanera, mientras arañaba su pecho, cada vez yo me movía más rápido y bruscamente y eso a él le encantaba, lo empezamos a hacer más rápido, nuestro gemidos eran muy fuertes, de pronto me levantó en sus brazos nuevamente, y nos recostamos en la alfombra que estaba en el piso, y nuevamente entró, me dijo que ya iba a terminar, mientras yo había llegado a más de 3 orgasmos, que fue una maravilla, lohizo muy rápido, muy salvaje y eso me encantó, terminó dentro mío, y pude sentir como su gran miembro iba bajando dentro de mí, luego se recostó a mi costado , bajó la almohada de la cama, la puso bajo mi cabeza y nos quedamos profundamente dormidos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com