Mi amigo el "fisioterapeuta"

Por Yugarc
Enviado el 27/10/2013, clasificado en Adultos / eróticos
22602 visitas

Marcar como favorito

Casi todos los sábados a la noche suelo salir de fiesta, aunque claro, dependiendo si tengo o no exámenes en la facultad en la que estudio. Salgo de fiesta siempre con mis amigas. Me encanta salir con mis amigas pero siempre es el mismo plan, asique a veces cuando estamos en algún bar me voy del grupo en busca de algún otro amigo. Últimamente me encuentro siempre con un chico, es guapísimo y tiene un cuerpazo que no se lo cree ni el. Es cuatro años mayor que yo, tiene cara de chico malo y duro pero hablas con el y es un satélite la verdad.

Una noche hablando, salió el tema de que había terminado la carrera de fisioterapeuta y yo le dije de bromas que me dolía muchísimo la espalda y que podía hacer prácticas conmigo. El se lo tomó enserio y me dijo para quedar entre semana, yo me quedé con la boca abierta y no le pude decir que no.

Era un miércoles, el salió de una habitación, me sonreía. Tenía una camiseta blanca muy ajustada y se le notaban todos los pectorales y la tableta marcada que tenía. Llevaba unos pantalones blancos y también se le notaba el paquete, me puse un poco colorada. Entré en la habitación y me dijo: "Quítate todo... menos las brag... bueno o lo que lleves debajo de los pantalones, el vestuario está ahí detrás" estaba tartamudeando, no se quién estaba mas nervioso. Hice lo que el me dijo y me tumbé en la camilla boca abajo.

La temperatura era perfecta y la camilla era térmica, muy relajante todo. Se untó las manos de aceite y me empezó a esparcir por todo el cuerpo. Empezó por los pies, después fue subiendo. Cuando llegó a mis muslos noté que me masajeaba con mas fuerz, y subía mas y mas incluso llegó a rozar mi culo subiendo un poco mis braguitas. Me empecé a ponerme cachonda. Luego, empezó a masajear mi espalda. A veces, tocaba mis tetas sin querer, o queriendo, porque cada vez lo hacía mas y mas. Bajó otra vez a mis muslos, y otra vez llegaba casi a mi culo y metía los dedos por el borde de mis braguitas, y gemí. Era un gemido suave pero me notó que estaba cachonda.

No se si fue por impulso pero abrí un poco las piernas y empezó a meterme las manos dentro de mis bragas. Acariciaba mi raja, me metió los dedos por el ano, era muy placentero y me empecé a correr. Estaba muy húmeda y lo notó, por eso, empezó a quitarme las bragas y a masajear mi chochito húmedo. Con dos dedos con forma de tijera, me empezó a masajear los labios, y se detuvo en el clítoris. Me movía el clítoris en círculos y empecé a temblar, y a mojar mas y mas, me puse muy caliente y derrepente, un orgasmo. "Date la vuelta me dijo" mientras me di la vuelta, fue a la puerta y la cerró con llave. Se quito la camiseta y los pantalones. Su verga estaba dura y erecta y me puse tan cachonda que me empecé a tocarme las tetas con una mano y con la otra el clítoris. Me cogió las piernas, me las abrió y metió su cara en mi coño. Me tocaba el clítoris con su lengua y me lo metía por la vagina, el placer era demasiado, estaba muy excitada y tuve otro orgasmo.

Le bajé los calzoncillos y le cogí su pene, me lo metí en la boca y puse su mano en mi cabeza para que me guiara. Para dentro y para fuera, así constantemente. Estaba muy rico y yo me puse muy caliente al oirle gemir. "Para, me voy a correr" pero a mi me daba igual, quería que se corriese en mi boca y lo hizo. Su semen estaba calentito y delicioso. Tuvo un orgasmo y se empezó a tocar para que se le subiese de nuevo. Cuando se le subió me cogió de la cintura bruscamente y me la metió, suave al principio pero yo quería mas y mas rápido. Era una locura. No había sentido tanto placer en mi vida. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com