LA SOLEDAD DE LA NINFA

Por Ernesto R. del Valle
Enviado el 30/10/2013, clasificado en Fantasía
974 visitas

Marcar como favorito

Ya en su jardín Syrinx iba despojándose de la ropa. Antes de acomodarse entre las flores fue hasta la fuente y vio su imagen, eliminando de su cuerpo algunas hojas del laurel frondoso. Se miró una vez más,  ahora directamente a la sombra de su pubis que se le antojó parte de la sombra del jardín y ella misma un abismo que la separaba inexorablemente del inocente espacio que había entre ella y su imagen reflejada en aquellos ojos que detrás la estaban mirando con lujuria.

Entonces se dio vuelta y lo vio.

El Fauno con una sonrisa llevó a sus labios la flauta de sus bellas melodías y le entregó a la joven un hermoso ramillete de Ciclamen.

En la mañana, además de un rayo de sol, los pétalos del Ciclamen, manchados de sangre, descansaban sobre el violado pubis de la joven.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com