Todas las noches

Por Marie Roxane
Enviado el 02/11/2013, clasificado en Adultos / eróticos
20404 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Todas las noches lo espero como se espera a un rey.

La alcoba está tibia, pues mi aliento deseándolo ha inundado la casa.

Me he bañado y el agua ha recorido mi cuerpo para limpiarlo suavemente. Uso un perfume distinto para que no se aburra de mi aroma. Mis labios son un rojos, al siguiente son rosas y otros días están desnudos, para que nunca haga de mis besos rutina.

Mi cabello está húmedo para que recuerde los bosques que tanto lo excitan, pues fue en la cabaña de un bosque donde me hizo suya por primera vez.

Lo espero en la habitación, algunas veces desnuda y otras con un vestido; lo he esperado con lencería rosa y también con lencería roja, con ropa blanca y negra, con tacones y descalza; en el sillón, el piso y en la cama. A veces me escondo detrás de la puerta para que no vea y así sorprenderlo por la espalda para que me arranque los besos que tanto esperaba.

Él me ve y sonrie aunque a veces sus días no han sido buenos, pero mi mirada en la suya lo calma, lo alegra y me toma con pasión, con amor, con dulzura y también con rudeza. Él me enseña a ser suya.

Todas las noches me toca, recorre mi cuerpo, a veces rápido y a veces lento. Mi corazón palpita a ritmo agitado cuando sus manos tocan mi vulva y su pene entra en el santuario de mi vagina.

Me toma de espaldas o me pone abajo, otras estoy arriba, de lado, parada o acostada, con las piernas abiertas o cerradas, con mis nalgas y senos firmes, con mi boca abierta, con gritos, con gemidos, con su verga, con sus labios...

Aquí no hay penas. Aquí en la cama no hay temores.

Me toma y él, el rey que llegó a mi vida para crar momentos dulces, me lleva a conocer placeres, a vivir en él y a ser suya siempre.

Todas las noches, nuestras almas se funden en una sola y el grito de mi placer lo hace feliz. Mi alegría son sus eyaculaciones en mi boca, mi vagina, mi cabello y mi espalda.

Todas las noches hago al hombre rey.
Todas las noches lo llevo a mi cama.
Todas las noches él me ama.
Todas las noches soy su dama.
Todas las noches me hace suya.
Todas las noches lo espero así en casa. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com