Una noche en Madrid (3/3)

Por Cortés
Enviado el 02/11/2013, clasificado en Varios / otros
558 visitas

Marcar como favorito

Oigo gritos a mi lado, gritos extraños, no son de mis hombres, miro a
mi alrededor y veo a varios periodistas en el suelo, chillan de dolor, las piedras
no distinguen uniformes y parece que les gusta el color naranja de sus
chalecos, es curioso, sus objetivos siguen enfocando hacia nosotros…
Lo veo venir, una llamarada se distingue en el negro cielo de esa
noche en Madrid, me aseguro bien, mi visera ahumada, empañada por el sudor
y la respiración agitada me la puede estar jugando, pero la primera impresión
se confirma y el cóctel molotov continua la infernal parábola que le lleva a su
destino, “COCTEL!!! ABRIMOS INTERVALOS!!!”. El grito me desgarra la
garganta, todo el mundo tiene que oírlo porque les va la vida en ello. Justo a
tiempo o eso creo….


Ahora estoy tenso, la musculatura dura como una piedra, la mandíbula
apretada, la nariz abierta como los ollares de un toro cuando adivina lo que le
espera, el olor a gasolina me invade, el calor me golpea como un puño y
extingue de golpe el vaho de mi visera, el resplandor me ciega, veo puntos de
luz titilantes a mi alrededor y de repente aspiro un olor que me eriza las
entrañas, huelo a ropa quemada, huelo a carne quemada, la rabia me
consume, mis dientes van a estallar de la presión que ejerce la mandíbula y
como uno de mis nuevos comienzo a recordar el curso, “autocontrol”, “calma y
tranquilidad”, “calma y tranquilidad….


Una mano se posa en mi hombro, es uno de mis oficiales, me grita al
oído “TRANQUILO, NO ES GRAVE!!!!”, exhalo un suspiro y trato de centrarme,
miro a mi alrededor, necesito una salida, si permanezco en ese punto somos
cadáveres, me debato entre la lealtad, la profesionalidad y el instinto de
supervivencia, sé que no debo cambiar de posición y mis cuerdas vocales
vibran de nuevo “AGUANTAMOS!!! DE AQUÍ NO SE MUEVE NADIE!!!”.
Veo movimiento en los encapuchados, oigo el retumbar de las
escopetas venir calle arriba, acuden en nuestra ayuda y aprovecho, se me abre
una ventana que no dudo en cruzar. “VAMOS!!!, VAMOS!!! ADELANTE!!!”
corremos hacia ellos como lanzados por un resorte, pocos son los que
mantienen el coraje demostrado instantes antes y continúan lanzando piedras.
Huyen pero no todos, ellos también tienen sus nuevos, tropiezan torpemente,
las piernas no responden al cóctel de sensaciones que en este momento les
atenaza el cerebro, algunos presa del miedo, y quien sabe si de un odio
visceral alimentado por los que sí han conseguido huir, se enfrentan y oigo los
golpes, las defensas hacen su trabajo, instantes después el sonido metálico del
grillete aferrándose a la muñeca y extinguiendo su libertad hace acto de
presencia, a lo lejos amortiguado por la distancia se oyen los ecos jadeantes de
quien ha huido, de quien ha perdido… “HIJOS DE PUTA”
Una palmada en la espalda acompañada al unísono de un “Estáis
bien?” rompe mi concentración, es mi jefe que me mira inquisitivamente
esperando que mi respuesta no le decepcione. “Sí, estamos bien, heridos pero
bien”.


Me dirijo al asiento derecho de mi furgón, me acomodo, me quito el
casco y con una botella de agua me enjuago la boca y elimino los restos de
sangre que circundan mis labios, cierro los ojos, me relajo…. de pronto vuelven
a mí sensaciones familiares….
Olor a tierra húmeda, hierba…pinos…, un trinar lejano de un pájaro
cualquiera, los ladridos de mis perras, la niebla atrapando la montaña
envolviendo todo en un halo de nostalgia………de repente algo retumba en el
furgón…


“Halcón 147 aquí es Halcón 140, diríjase urgentemente a…..”

(Fin)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com