Cuaderno de Bitácoras

Por begonya_z1
Enviado el 04/11/2013, clasificado en Humor
1107 visitas

Marcar como favorito

Decimoquinto día del cuarto mes del año del señor mil seiscientos treinta y siete.

Antes del alba, cuando todavía nadie había despertado, se escuchó un fuerte pedo.

A penas pasaron unos segundos desde que la ventosidad salió de aquel ojete y el hedor invadió el interior de la galera, pero para entonces los remeros ya habían muerto y el aguador...

Bueno, el aguador no creo que sobreviva.

Que Dios nos ayude a todos.

¡No! ¿¡Qué coño!? A todos menos al imbécil que prefirió comerse la col que le había puesto su mujer en la fiambrera, en lugar de las ratas estofadas del navío.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com