Voltear la página.

Por Asusa
Enviado el 04/11/2013, clasificado en Microrrelatos
581 visitas

Marcar como favorito

Sentí como si de un momento a otro esa habitación dentro de mí hubiese quedado completamente vacía. En mi pecho, muy profundo ya no se sentía ningún paso desorientado, ningún grito confuso, ninguna falsa alegría. Ninguna rabieta golpeaba el suelo de mi alma. Y el miedo a lo posible ya no acariciaba las paredes de mis recuerdos. Había un silencio tan sereno que podía escucharlo como unas corcheas saltarinas y otras fusas desquiciadas. No era cálido, ni frío. No me agradaba, ni me disgustaba.  Sentí como la puerta se cerraba: lenta, pesada, muda y definitiva.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com