En el bus a serena

Por Liberada
Enviado el 11/11/2013, clasificado en Adultos / eróticos
119816 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Bueno, les seguiré contacto de manera cronológica lo que hasta ahora me ha sucedido.

Todo esto ocurre en verano , tal cual la aventura anterior, resulta que visitaría a mis padres que viven fuera de mi ciudad, a una 6 horas en bus, viajaría sola ya que mi esposo se quedaría en Santiago terminando unos proyectos, como me aterra viajar en avión sola no me quedaba otra que viajar en bus.

Saco pasajes a las 11 pm, al lado de la ventana, llevaba puesta una falda, un suéter, y unas tangas pequeñas. Me siento donde me corresponde asiento N3, que suerte dije me iré sola esta vez, como es habitual me pasaron una frazada para cubrirse y yo me puse a dormir acurrucada, entre sueños noto que el auxiliar se pasea con frecuencia por delante mío, claro el vestido se me había subido y mi trasero prácticamente estaba en el aire, me tapo nuevamente y trato de dormir. El bus para y se suben unos pasajeros, al lado mío se sienta un tipo 35 años creo yo, yo trato de dormir como de costumbre, noto que el tipo me mira de reojos a mucho, me había pasado lo mismo de hace un instante, mi trasero quedaba al aire, como a esa altura ya no subían más pasajeros, las luces las habían apagado y solo me podía ver el tipo que estaba a un lado, que aproveche de mirar dije entre mí, comencé a moverme con tal de que mi trasero quedara bien parado para que aproveche de mirar bien, todo esto disimuladamente para que píese que estoy dormida, pasado un rato siento un pequeño rose por una de mis nalgas, creo que él quería ver si efectivamente estaba durmiendo. No ice ningún movimiento, después ya siento un descarado manoseo, a mí la situación me calentaba demasiado, pero no quería que el se diera cuenta que yo estaba despierta. Luego comencé a sentir como el hilo de mi tanga se empieza a salir de entre medio de mis dos nalgas ayudado con uno de sus dedos, este dedo lentamente comienza a llegar a mi vagina que a esa altura ya estaba mojada con la situación, estaba tan excitada que me di vuelta para que pueda meter toda su mano en mi vagina y masturbarme mejor, el entiende y comienza a masturbarme más rápido, no aguato más y le toco su pene totalmente erecto, y comienzo a masturbarlo también, llega un momento y no aguanto más y me vine en un placer que hasta ese instante nunca había sentido, saque mi mano de su pene y me di vuelta, lo miro y le pongo mi trasero para que él pueda terminar su labor, este quiere meterlo, sí que yo se lo agarro y comienzo a frotarlo entre mis nalgas hasta que siento su leche caliente entre mí , nos limpiamos, nos dimos vuelta y a dormir, al menos el, yo no podía seguía ,tenía ganas de tener una polla dentro mío, pero no la del sino la de mi marido.

Lamentablemente él llega en tres semanas mas, al llegar el bus tome un taxi y me fue a la casa de mis padres no podía creer lo que había hecho, pero me gusto y quería repetirlo, mi marido es el único hombre que me a echo suya y ahora ya llevo 2 juegos increíbles


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com