PLUMA ALIENADA

Por Benjamin.J.Green
Enviado el 16/11/2013, clasificado en Varios / otros
917 visitas

Marcar como favorito

Una mañana cualquiera, el mundo desaparecerá, como por

arte de magia, seremos expandidos y encogidos, hasta alcanzar

el tamaño del universo, ese que vive en el espacio, que existe

entre los átomos lejanos.

¿Dejaremos entonces de llamarnos hombres?

Nos habremos convertidos en cazadores de sueños ajenos, apátridas

olvidados en los confines o en los principios del conocimiento

incipiente, marcados por el olvido de su anterior existencia.

Memoria frágil y dispersa, entonces escrita en paginas doradas,

que cuando se volvieron humo, se llevaron con ellas, los últimos recuerdos

de un mundo verde y asombroso, destruido por la ignorancia y la estupidez

que anida en el vació pensamiento de un hombre extraviado para siempre

jamás.

¿Donde estas y que quieres ser?

Se pregunta el incipiente zigoto, envuelto aun en su placenta de estrellas.

Le consume la idea de seguir los pasos de sus hermanos y hermanas,

bailar la rueda infinita, de todos los universos y acabar siendo amada

por el recuerdo de algo que nunca ha existido.

Solo los sueños antiguos le enseñaran el camino, ese que conduce a la

puerta que nunca se encuentra, para descubrir por fin el origen del todo.

Seremos serenatas a la luz del relámpago, rayos de sol, del cual cuelgan

notas arrastradas de un blues eterno y enfermo de negra soledad.

Alas de mariposas de arrabal, arrancadas por su bello color de un cuerpo

abandonado a las alimañas, pesadillas que nos hemos traído con nosotros, 

eternas compañeras de las mentes enfermas y desquiciadas.

Acaso debamos esperar la llegada de la luz divina, esa que todo lo que

toca pudre, para empezar a matarnos unos a otros, bendecidos, iluminados,

fanatizados y irremediablemente enfermos de pobreza negra y asesina.

Sin pensamientos propios, sin memoria, habiendo perdido toda identidad, la

palabra olvidada grita desde libros mudos, la idea ha muerto antes de 

haber nacido, muñecos a quienes les han cortado los hilos que le unían a su

cada vez mas difusa conciencia.

No éramos mas que bestias sedientas de poder, de sangre tibia y pegajosa,

en la cual nos revolcábamos empalmados, ávidos de sensaciones cada vez

mas erráticas y espeluznantes.

Sueños alienados de inmortalidad, infectados de megalomanía rancia,

desprovista de inteligencia, sola apta para la perdida de lo conseguido

a lo largo de siglos confundidos y abandonados.

Podridos planteles de imaginación, al servicio del yo absurdo y omnitonto,

alimentado por alucinaciones, que solo existen en los bolsillos del

fanatismo mas negro y repugnante.

Venenosos amores, chapados de oro sangriento, embellecidos con una nueva 

doctrina, donde miles de adeptos se convirtieron en cuerpos sin mentes,

zombis del ayer, iluminados del mañana oscuro y plomizo.

Por eso pienso fervientemente.....que entonces.

Seremos una pagina en blanco, que amaremos con ternura y paciencia,

sera otra oportunidad, imaginar un mundo nuevo, inocente, feliz, hecho

para soñar y imaginar, futuro terrible y maravilloso, virgen de ideas

preconcebidas y absurdas, donde solo reinara en un trono resplandeciente,

el amor sencillo de todos los mundos por construir y explorar.

Seremos como un sueño, que se ha tenido y se ha enriquecido en los confines

del espacio desconocido, que al tomar conciencia de si mismo, vera como

brota la vida, de la vacía y estéril nada.

Podremos ser lo que queramos, menos volver a ser humanos.

Raza maldita y desterrada del pensamiento del universo, para siempre

jamás.

Uno recogerá lo que siembre, y aquello sera lo que queramos, todo depende

de nosotros......

Benjamín.J.Green.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com