Mano Negra. - Capítulo 9

Por Diamondsx
Enviado el 22/11/2013, clasificado en Intriga / suspense
1107 visitas

Marcar como favorito

Will sabía que tenía alguien detrás suya y con la casa a oscuras, era difícil ver quien era, por lo que, sin pensárselo, se dio la vuelta con la mano en alto y le pegó un puñetazo que impactó en la cara de...

... Louis, nada más y nada menos. Will se puso la mano en la cabeza, por asombro y segundo porque le dolía del puñetazo que le había soltado. Se acercó a Louis y vio que estaba inconsciente.
- La madre que me parió... Voy a llevarlo a mi cuarto.

Arrastrándolo como pudo, lo colocó encima de su cama.
- Madre mía la que he liado... Bueno, así tiene su merecido por haberme dejado tirado. "Yo te protejo si pasara algo" me dijo, jajaja, y una mierda chaval.

- Me voy al sofá a dormir. No quiero que se entere el doctor de esto que ha ocurrido... Por la mañana temprano vuelvo Louis.

Muy temprano, casi dando las 7 y media de la mañana, Will entró en su cuarto y pilló a Louis levantándose de la cama.
- Buenos días Louis.
- Buenos... días. ¿Qué hago aquí?

- No tengo ni idea Louis. Cuando llegué te vi que estabas tirado en el suelo e inconsciente, te metí en mi cama y te he dejado sobar hasta ahora.
- ¡Ahhh, mierda! No puede ser...
- ¿Qué pasa ahora?
- Pues que no he sido un buen profesional y no pude terminar el trabajo en condiciones. ¡Joder!

- ¿Y cual era el trabajo completo Louis? ¿Coger una escopeta y matarme? ¡Porque bien que me dejaste tirado! "Yo te protejo" Anda y que te den gilipollas.
- Vamos a ver Will...
- Lo que vas a ver tú Louis,-dijo Will interrumpiendo-, es a mi por última vez. La siguiente vez que nos veamos, uno de los dos morirá.
- No digas gilipolleces tío. 
- Digo lo que me da la gana, ¿o tampoco puedo hacerlo? Estoy harto de que la gente venga a darme órdenes, todo el mundo me esta diciendo lo que no debo de hacer o lo que sí. Pues a partir de ahora haré lo que me plazca.

- Lo primero que te voy a decir Will es que no te dejé tirado.
- Es verdad, ahora estabas a mi lado todo el rato... Pues tío, tienes que comer más que de tan delgado que te has quedado no te vi...
- ¡ESCÚCHAME WILL! Lo tuve que hacer porque era tu prueba inicial. Pasaste satisfactoriamente el trabajo conmigo, y ahora solo, lo pasaste de sobra. Mi enhorabuena maestro.
- Espera, espera... ¿Todo esto era una prueba? ¿Y para qué?
- Has entrado en el club. Ahora te has convertido en socio.
- Ah... 

- Will, yo pasé una prueba como la tuya y se exactamente como te sientes. Por eso, voy a cambiar las reglas.
- No te sigo.
- A ver: todo lo que hemos robado hoy, se va a vender, obviamente y el dinero que se recaude irá para ti, de forma íntegra.

- ¿En serio harías eso por mi?
- Claro tío. Eres mi compañero y somos un equipo, tu y yo.
Will estaba descolocado y no se esperaba esa reacción y mucho menos su contestación. Sin embargo, lo que a el no se le olvidaba era que, si no hubiera tenido perspicacia para largarse, puede ser que esa misma noche la hubiera pasado entre rejas...

- Muchas gracias por todo Louis. ¿Te puedo preguntar algo?
- Claro.
- ¿Cómo fue tu prueba?
- Uf, una putada tío. Ya te la contaré.

Una vez ya se había ido Louis a su casa, Will se puso su bañador y se metió en la piscina. Quería relajarse y olvidar todo lo que había pasado.

Nadando estaba, eran ya las 9 más o menos, y apareció el doctor.
- Buenos días Will. ¿Cómo está el agua?
- Buenísima. ¿Va a entrar?
- No gracias. Esta tarde que la tengo libre nadaré un rato. Esta artrosis tiene que morir...

- ¿Puedes venir ahora a mi despacho Will?
- ¿Pasa algo?
- No, simplemente quiero comentarte algo que te gustará.
- Salgo de aquí, me cambio y voy.
- No hay prisa.

20 minutos después, Will se sentaba frente al doctor.
- ¿Y bien?
- Me he enterado que ayer todo fue de maravilla.
- Ah, gracias. 
- ¿Cómo te sentiste volviendo a trabajar solo?
- Hombre... teniendo en cuenta de que fui con un compañero y volví solo... No muy bien que digamos.
- Espero que Louis se encargara de darte las explicaciones pertinentes.
- Sí, sí. Lo único que pienso es que, si no hubiera sido rápido, ahora mismo estaría en el trullo.

- Lo importante es que estás bien y no tienes ningún hueso roto.
- En fin, ¿qué era lo que me tenías que decir?
- Hay un grupo de los nuestros que está comenzando y nos han solicitado tu ayuda. Les he dicho que me daría mucha pena desprenderme de ti porque eres muy bueno, pero me lo han pedido por favor.
- Oh... ¿otro grupo?
- Claro, hay más gente aparte de Louis y tú. Esto es una familia y aquí cuidamos todos de todos.
- Vamos, como los gitanos,-dijo sonriendo Will-.
- Jajajaja, como los gitanos sí.

- Pues no sé que contestar doctor... No me lo esperaba.
- Tienes un par de días antes de que salga el vuelo.
- ¿Vuelo? ¿Dónde está el grupo?
- En Madrid, en España...

¿Aceptará Will ir hasta Madrid?



Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com