Por una buena calificación...

Por xikiznikz
Enviado el 30/11/2013, clasificado en Adultos / eróticos
261736 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Dejé una parte de mí en esa escuela, parte de mi alma y mis recuerdos, cada uno en ella.
Dejé a mi Profesor de Cálculo, con el que tantas veces sentí un éxtasis mientras veía el atardecer; con el que poco a poco y más allá del sexo, nos aprendimos a querer...Dejé mi romance con él... Aún recuerdo sus palabras "Podrá haber más y mejores, y todos te verán como la puta que eres, pero siempre recuerda esto: Yo soy tuyo y tu eres mía, y dentro de mi corazón, así será por siempre mi niña..." Ya no le he vuelto a ver.

Tenía razón, es final de semestre, y de sus labios emanaba una gran sorpresa, dijo mi apellido seguido con un "reprobada"...

No podía ser, me quedé al final de la clase para preguntar el por qué, y aprovechar mis encantos, a ver que se podía hacer...

-Lo siento, échale más ganas para el próximo semestre, no te pondría el 5 si no te lo merecieras.

-Me merezco algo mejor, yo lo sé; me he esforzado mucho en su materia- me recargué en su escritorio dejando ver mis tetas y gran parte de mis pezones- ¿ya no se puede hacer más? Haría lo que fuera, un trabajo extra o algo, usted pida y yo se lo doy...

Sus ojos se llenaron de deseo, y susurrándome al oído dijo 

-Sabes usar muy bien lo que tienes, anda, acompañame a mi auto, que ya te quiero dar...

Nos dirigimos hacia el hotel más cercano al colegio, rentó la primera habitación que se presentó y subimos.

No era el de cálculo para tratarlo bien, así que fuí dura con él, lo aventé a la cama y arrastrándomele, le quite los zapatos y las calcetas, subí por sus piernas y sin tocar su miembro, seguí por su abdomen hasta que su boca quedó paralela a la mía, entonces lo besé, mordí sus labios con tanto furor que sangraron un poco, a él parecía gustarle y susurrándo a su oído dije con voz seductora y a la vez muy sínica -perdón por tratarlo mal, no es mi intención- el sonrió. Me monté sobre su cadera y empecé a desabrochar su camisa mientras el me quitaba el bassier y yo lo besaba. Acerqué mis tetas a su rostro, lo tomé de cabello e hice que me las mamara, yo sentía gran placer, así que empecé a masturbar mi clítoris y mi mojada y caliente vagina

-¿Por qué no me dejas hacer nada a mí?-Preguntó con voz temblorosa

-Usted podrá ser mí jefe en el salón de clases, pero aquí, mando yo- dije mientras bajaba su cremallerra y sus boxer.

Empecé a chupársela, a jugar con mis manos en mi cuerpo, alternando los movimientos entre chupar y masturbar, y al igual que siempre, mi furor los hacía venir de manera rápida. El parecía nervioso y al ver que no podía más, abrí mis piernas, atrapando su cadera entre ellas y me monté sobre su regordete pene y comencé una danza que sabía que era infalible. 

Movía la pelvis hacia adelante y atrás, en movimientos circulares, me retorcía, estaba a punto de correrme, tuve que tomar fuerte la cama y...

Lo que esperaba, se vino dentro de mí, no alcancé el tan anhelado orgasmo al que estaba acostumbrada. *ni lo preguntes, bien sabes que no es él*, pensé...

El estaba agotado y yo decepcionada, pero fingía pues necesitaba la calificación.

-Podemos empezar de nuevo, si usted quiere- dije con una sonrisa

-No, ha sido bastante, eres buena, jamás había sentido nada como esto, seguro que te lo dicen a cada rato- dio una carcajada

-Claro, como usted quiera. Si, me lo han dicho...-

Luego de una charla sobre mis experiencias, le pregunté si podía hacerle mi marca característica, el dijo que sería bueno. No sabía lo que le esperaba.

Le pedí que se sentara, se lo chupe, haciendo que se le parara de nuevo, y le pedí que me penetrara mientras yo besaba su hombro, cuando él estaba a punto de volver a correrse, mordí su hombro, clavándole mis colmillos (que gracias a los dioses son alargados y filosos, permitiéndome presumir que son de vampiro) Dejándo mi marca en su piel. 

Soltó un grito y lamí el buen chorro de sangre que brotaba de su espalda. Me preguntó que se hacía lo mismo con todos y dije que si, al final, al platicar de mi calificación, me puso un 9... Dijo que lo había maltratado mucho....


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com