Vanessa

Por ErinBukoswki
Enviado el 15/12/2013, clasificado en Adultos / eróticos
79441 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Me encuentro manejando en un carro robado para ver a mi amada, la amada por muchos jodida por pocos. Yo soy uno de esos pocos, ella es mi amada y la amada de mi mejor amigo. Tengo en cuenta que muchos consideran que es incorrecto hacerle eso a un amigo, pero ¿saben qué? Cualquiera que conozca a mi amada y jodida Vanessa, haría lo mismo. Ella es una belleza de piel blanca y fina. Tiene unos ojos castaños oscuros que si los ves de cerca, parecieran que escondieran un secreto. Yo soy uno de esos secretos, yo soy el chico malo que siempre está disponible. Soy el caballero que ella quiere ver y al mismo tiempo no comprometerse, me vale mierda, yo con eso me conformo.

Cruzo a la calle Matador, una calle a unas pocas de su cuadra y suena el teléfono.

¿Ya estas cerca? – dijo Vanessa

Si estaré allá en 5min – respondí

Ok bebe, ¿trajiste la crema?

Si bebe, es de sabor a vainilla.

Uy que rico bebe, no puedo esperar para que te lo ponga en todo el cuerpo.

Lo mismo digo bebe

Mi amor me encuentro en la piscina de mis padres y ellos están dormidos. ¿No quieres hacerlo aquí?

Ya yo había tenido sexo con Vanessa en la gran piscina de su casa, pero lo que paso es que hicimos mucho ruido y se despertaron sus padres. Su padre se levantó y yo por suerte me pude ir antes que me viera. Su padre tiene una pistola y no le importa ir devuelta a la cárcel, así que es mejor jugar seguro y le respondo:

Me encantaría pero ya vi esa película y no me gusto el final- cruzo a la calle Gina, justo al frente de su casa me estaciono y agrego- Sal amor ya llegue

Ok ya salgo

Que bella esta, se encuentra caminando con una falda corta y un suerte de botones muy pronunciado. Me fijo a sus tetas y veo que sus pezones están muy estirados. Debe haber pensado en mí en el camino. Ella abre la puerta del copiloto y me da un beso.

Hola Andy

Te dije que me llamaras Erin

No te voy a llamar Erin, así te llaman tus perras.

¿Y que te crees que eres?

La perra más sexy que has conocido – lo dice mientras que pone su mano en mi entrepierna, hace que mi pene se endurezca casi inmediato- Y además tengo pruebas en mi mano que me dan la razón, por eso me gusta llamarte por tu primer nombre.

Comienzo a reclinar mi asiento, ella se mueve de su asiento y pone su cuerpo encima del mío. Comienzo a besarla con mucha sensualidad, siento que me quiere comer por la rapidez y el desespero que ella tiene al besarme, sin más preámbulos ella se quita su suéter, que para mi sorpresa esta sin sostén y yo me quito mi camiseta. Puse una canción de fondo en la radio y seguimos con lo nuestro. Bajo mi mano a su falda y compruebo si tiene ropa interior, para mi suerte no tiene y consigo tocar su clítoris. Siento que está muy mojado, le introduzco un dedo y dios con qué facilidad entra. Ella hace un gemido y toma con una de sus manos a crema con sabor a vainilla que compre y me la pone en mi cuello, y otra pequeña parte en mis tetillas.

Empieza a besarme y morderme el cuello, mi cosa favorita del sexo las mordidas. Yo me concentro en hacer lo mismo sin usar la crema y bajar su falda aun estando ella encima de mí. Se la quitó por completo y veo como mueve su pussy justo encima de mi pene. Estoy excitado y comienzo a morderle la oreja. Ella me va besando bajando la dirección y chupa una de mis tetillas. La sensación es extraña pero me encanta, me siento excitado y sin más nada que esperar bajo mis pantalones (tampoco sin ropa interior) y justo antes para metérselo me dice:

Espera quiero mamártelo antes

Hagamos el 69

Me parece bien guapo

Ella se sienta en mí cara mientras que pone crema en mi pene, yo no necesito esa mierda. Comienzo a lamerla mientras que pongo mi dedo en su clítoris y enseguida siento su lengua quitando toda la crema de mi pene – a se siente también-. Escucho los sonidos de mi pene entrando en su garganta al mismo tiempo que la canción está en el solo de guitarra. Como todo un rockstar, le comienzo a dar nalgadas al ritmo de la canción. Ella se ríe y sigue en lo suyo. Yo sigo en lo mío pero lo hago con mucha más pasión, saco y meto mi dedo en ella. Ella se mueve en contra de su voluntad y cada vez más rápido mueve su lengua alrededor de mi glande, estoy a punto de acabar así que le hago una seña jalándole un poco el cabello, ella mueve su cabeza en tono de negación. –Quiere que acabe adentro – pienso yo –. La complazco y acabo dentro de su boca mientras que me trago sus líquidos.

Cambiamos la posición y esta vez me encuentro encima de ella, me coloco mi condón y pongo un poco de crema en la punta. La beso al mismo tiempo que la penetro, pongo mis manos en sus tetas y sigo mi trabajo, hacemos mover la camioneta arriba y abajo. Me muevo cada vez más rápido y empiezo a chupar uno de sus senos, moviendo mi lengua alrededor de su cuerpo. Ella empieza a gritar y yo a moverme más rápido, ella ya ha acabado pero a mí todavía me queda un poco de energías. Ella acabo mucho más que antes, su líquido me salpicaba en mi abdomen y por montones. Finalmente acabo y escucho el sonido de un carro acercándose, me asomo a ver y si maldita sea es una patrulla de la policía. Me pongo mi camisa y muevo a Vanessa a la parte atrás de mi auto. Muevo mi vehículo y mantengo contacto visual con el policía, soltando una sonrisa. Sigo mi camino y me alejo lo más posible de ese oficial sin hacer sospechas. Fuck the police.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com