Encuentros de café parte II (continuación)

Por david gallagher
Enviado el 15/12/2013, clasificado en Reflexiones
243 visitas

Marcar como favorito

Después de esta conversación mi cabeza no sabía muy bien por donde continuar, pero estaba predispuesto a rebatirle algunos argumentos. Es curioso lo mucho que cuesta rebatir un argumento a alguien cuando te explica las cosas de la manera de la que él lo hacía. Siempre tenía una sonrisa en la boca, y cuando me daba las respuestas, yo mismo podía notar la felicidad que tenía aquel hombre por contarme todas esas cosas.

-¿Cómo se dice graine en español?-Me preguntó-.

-¿Semilla? –Respondí contento por ayudar al hombre con la traducción, tanto estudiar estaba dando sus frutos-.

-Sí, semilla- repitió pausadamente y cuidando la pronunciación-. Todos tenemos una semilla dentro de nosotros como una planta-. E hizo un gesto elevando las manos, emulando el crecimiento de un árbol-. Pero tenemos que cuidarla y hacerla crecer.

Dentro del mar de mis pensamientos, pasaron por mi cabeza muchas ideas en apenas unos segundo y sin que pudiera asimilarlas volvió a hablar.

-          Es difícil encontrar a gente que quiera escuchar- Hubo un pequeño silencio-.

-          Creo que siempre hay que escuchar y hacerse todas las preguntas para encontrarse a uno mismo-. Y proseguí. –Creo que todo es una metáfora-.

 El anciano me miro extrañado pero sin perder esa extraña, pero amable compostura de sus facciones en el rostro-. – ¿es posible que todo signifique que el camino de Dios es el de la creación? Es decir, ¿el camino de la naturaleza que hemos perdido? Y es por esto que Él nos diese un aviso de que no estábamos haciendo las cosas bien. Aludiendo al supuesto envío de  Jesucristo. – Porque existen otra religiones con las mismas ideas…-.

El hombre cogió su café, que había estado ahí delante de nosotros todo el tiempo. Lo cogió y dijo - ¿Cómo se dicemouton en castellano? –Oveja- respondí-. No podía creer que quisiera usar un mouton para explicarme algo, reviví un poco una lectura que acabé hace poco y me hizo sentir un poco como Le petit Prince, en medio de alguna de sus reflexiones nefelibatas. A partir de aquí la conversación pasaría al castellano por completo. Como si aquel hombre tuviera un interés especial en que me quedara clara aquella reflexión.

- Dios es en pastor, es un guía. Podemos hacer leyes para gobernar países o empresas, pero ¿quién nos dice lo que está bien o lo que está mal?

- ¿Leyes morales?- añadí-.

-Sí-. –Apuntaló-. Si no sigues las leyes morales Dios, Él, te aparta de su camino y no te puede ver ni escuchar-. Y aparto el café de su vera dejándolo unos metros más alejado-. –Pero si sigues su camino, Él te va  a enseñar el camino. –Volviendo a recoger el café y dejándolo delante suyo, sin darle ningún trago. Tu ahora estas viajando, estás buscando tu camino, y está  bien que hagas muchas cosas, pero no sabrás nunca cuál es tu objetivo si no escuchas y te haces todas las preguntas. Solo así conseguirás ser inmortal. En la biblia no dice que exista el infierno. Solamente que puedes seguir el camino de Dios, o puedes no seguirlo. Es difícil entenderlo porque la gente no quiere entender.

-Pero, no creo que sea tan difícil de entender, creo que está en la calle. La gente está perdida, no sabe porque hace lo que hace. Cae en depresión. No se escucha a sí misma y hace lo que le mandan y van perdidos con su pena. Luego les cuentas un poco algunas ideas que nunca han escuchado y, como les parecen extrañas, no quieren escuchar y creen que estoy loco, pero, los locos son los que no quieren escuchar ¿no?

-Exacto- dijo-.-Y eso es lo mismo en todas las religiones. –Por cierto ¿Cómo te llamas?

-Me llamo David, ¿y usted?

-Me llamo Joseph- y se rio-. Te llamas David, ese nombre tiene mucho significado.

-Es un nombre católico ¿verdad?

-David es el rey de Israel-

-Israel sí que tiene que encontrar su camino- añadí-.

- Si-. -Con gesto serio-. –Sí, ellos aún han de encontrar su camino-.

Buenos David, ahora tenemos que seguir nuestros caminos. –Hasta pronto-.

Y se acabó el poco café que había en el fondo de ese vaso de plástico.

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com