Amigo Piscis (1ª Parte)

Por Soñador olvidadizo
Enviado el 15/12/2013, clasificado en Varios / otros
691 visitas

Marcar como favorito

Y entonces comprendí, que era un estúpido.

Piscis, siempre igual, ¿cierto?

Soñador, sentimental, te desorientas a menudo, existes según tus emociones , amable, sacrificas demasiado por los demás, solo recuerdas lo realmente importante, muy frágil aunque te recuperas con velocidad, siempre pensando y pensando sin dejar que la vida te sorprenda, enemigo de tu fuerza de voluntad , verdugo de tu autoconfianza, impulsado a explicarte mil veces pues sientes que no te comprenden.

A veces hablo conmigo mismo:

-Tanto soñar y soñar, olvidaste la realidad, estúpido.

-pero...

- ni pero ni nada, siempre perdido en tus pensamientos, ¿qué es lo que quieres?

-¿eres feliz?

- calla y responde, imbécil

- ¿Qué es lo que quiero? Nunca me lo he planteado la verdad.

Siempre he pensado que sabía lo que quería, pero… ahora no estoy tan seguro

He querido siempre, que mis seres cercanos tengan lo que quieren. Preocupado por sus sentimientos, me veo obligado a hacer todo lo posible.

-¿Es esto malo?

- Sí

Todos mis consejos, todas mis acciones, todo tiene su repercusión en el futuro, un futuro que es muy distinto al que yo imagino y deseo.

-Quédate conmigo. -Me dijo ella entre lágrimas

-Nunca podrás ser feliz. –Le respondí

-Si te vas, de seguro que no podré.

-Eso dices ahora, te irá mejor, ya lo veras.

Le doy una última caricia y me alejo.

 

Meses después, son las 3 de la mañana, el teléfono no para de sonar. ¿Quién coño será?

Era mi amiga, necesitaba consejo. Hacer o no hacer.

-Si es lo que quieres hacer y te hace feliz, se feliz. –le dije y colgué

Y así fue, ella fue feliz, durante un tiempo, ahora su vida, no es para nada feliz. Si hubiese tomado otra decisión… Prioricé en su felicidad y le jodí la vida. Le pedí perdón de rodillas, con el corazón en el puño.

-No eres culpable, idiota.

Sus palabras me aliviaron, pero, yo no era feliz, si ella no era feliz.

Años antes, ayudar a hacer lo que quería a cierta persona, me convirtió en el culpable y el malo de la película, aun la extraño y la tengo estima, pero soy incapaz de mirarla y perdonarla. Violó mi amistad y confianza.

Divago de nuevo..

-Tantas, tantas cosas, y tú, tan estúpido como siempre. –lo dice con tono de imbécil, lo que soy

-Cállate. –escupo

-Buscar felicidad, para hallar la tuya ¿no sale tan bien cuando no la encuentras para la demás verdad?. –Rio

Miro al espejo, doy un golpe.

Hoy ella estaba mal, discutió con su familia.

Me agrada que me cuente las cosas, pues me importa su felicidad, y si puedo intentaré ayudar, haré todo lo que esté en mi mano. Una gran impotencia asola mi corazón, pues no ayudo como me gustaría… ayudar de verdad.

Si no sonríe, la oscuridad lo invade todo, el día llora, es como si toda la tierra se parase. Algo que no puedo comprender, es que no sea feliz. Se preocupa por los suyos, es fuerte, pero también es un poco idiota. Se auto castiga demasiado en algunas ocasiones

No se quiere lo suficiente, se fuerza a no ser feliz, aunque de manera inconsciente.

-No lo entiendo.

Todo ha cambiado, es distinta, ha decidido quererse un poquito más. Ahora sonríe con más fuerza, parece que todo está bien. A pesar de ser fuerte, también es bastante débil, y su peor enemigo, ella misma, siempre la acompaña.

Es tan parecida a nuestro amigo piscis, pero ella es una Aries alocada. Le importa el ahora, el momento, no el después, como le sucede a nuestro amigo Piscis.

-Me gustaría tener esa preocupación a mí también

-Cállate

-Tú siempre igual, ¿verdad?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com