Moluscos Contagiosos

Por Fede Frisach
Enviado el 09/10/2012, clasificado en Adultos / eróticos
3688 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Eran como burbujas. Verrugas en el tronco del pene y yo las miraba todos los días. Pensé que eran granos, no. Son verrugas. Que mierda. Algun amigo me había contado de ese virus que se ponía en el pene de por vida y que se tenía que quemar con una maquina enorme que disparaba un rayo lazer blanco que ardía. Pero en mi caso las berrugas no estaban en la cabeza sino abajo en el tronco. Qué raro. Por esos días tenía sexo con Daniela y ella no decía nada sobre eso. De echo, me alagaba:

-Tenes que ser actor porno. La tienes muy armonica.

-Nunca me dijieron eso.

Ella la chupaba y jugaba pero nunca había dicho nada de esas burbujitas. Yo no me preguntaba qué era pero sospechaba en ese virus. Así que usabamos condón y me olvidaba del problema. Sabía que en las mujeres ese virus es mortal de las berrugas es mortal porque se les instala en el útero o algo así.

Pero todo me parecía raro. ¿Que eran? ¿Porque Dani no decía nada? ¿No lo vería? ¿No le importaba? ¿Era un delirio exagerado mío?. Muchas polvos con Dani terminaban en su boca, así empecé a preocuparme. Sería horrible que la chica tenga burbijitas en el labio y me diga "¿que es esta mierda?" y yo no tenga ni idea. Así que fui al dermatologo a verme, y pensando que sería aquel virus que se quema con una pistola de frío, estaba bastante asustado.

Bueno, fui, me senté en la sala de espera. Al rato salió el tipo, de pelo blanco y zapatos brillantes, y me hizo pasar al consultorio.

-¿Que sucede joven?

-Tengo algo en el tronco...

-¿Qué?

-Tengo algo en el tronco del pene.

-Miremos.

Me senté en la camilla y le mostré. Se inclinó. Un acto reflejo mío creyó que iba a besarlo. No lo hizo.

-Mmmm...

Esperé en silencio.

-Mmm... es un hongo...

-Haa..no es un virus?

-No. Es un hongo. Se llama MOLUSCO CONTAGIOSO.

El peor nombre de todos.

-Bueno, que hago?

-Te voy a dar unas pastillas-

Respiré aliviado

-Y después te voy a quemar con frio.

Respiré contracturado.

-¿¿Es necesario doctor??

-Veamos..si con las pastillas se va. No, no es necesario. Si sigue ahí después de una semana con las pastillas, hay que sacarlo con la pistola de frío.

Está bien. Me lo merecía. Era lo menos. Y la estaba sacando barato. De hongo a virus había una gran diferencia. Más con todos los virus que andaban sueltos pór ahí...

Entonces me vestí, me dio la receta. 

-Tenes que firmar aca- y señaló un papel. Es una planilla de la obra social. Por mi firma el tipo les cobra a ellos. Sonó mi celular, lo apagué sin atender y firmé. Nos saludamos y me fui... rezando.

El tipo me había dicho que el hongo se contagia con relaciones sin cuidado. Le di las gracias a Natalia y a su ex- novio que le llevaba 12 años (era un fakin pervertido) y cuando me enteré que habían vuelto juntos, me reí en mis adentros esperando, que ambos sean quemados por esa pìstola, jajajá.

A la semana estaba nuevamente en el consultorio. Volví a pasar, conté que estuve tomando las pastillas y mostré el hongo. El tipo preparó todo para quemarme.

La pistola era una maquina para disparar con una lupa enorme. Como una mira. Donde el tipo acercaba la cara y luego apretaba el gatillo. Yo no miré cómo era el disparo. Simplemente miraba fijamente el ventilador de techo que estaba sobre mi cabeza. En mi cerebro resonaba: "No pienses en el dolor, no pienses en el dolor, no pienses en el ¡¡AAAAAAAAAYYY!!".

Por si no lo sabes, el frío quema... y mucho. Después de unos segundos de disparo, el tipo agarró una espátula y me arrancó los granitos del hongo sobre el pene que estaba sonrojado y lleno de sangre. Me puso un liquido que ardía, una gaza, me vestí, le firme de nuevo su planilla, sonó mi celular (que volví a cortar) y me fui.

A la semana volví. Lo mismo. Todabía tenía 3 granitos. El tipo sacó la pistola y otra vez el ventilador que estaba sobre mi cabeza. La misma mierda. Terminamos, le firmé y me fui.

Pero tuve que volver.

Me quedaban 2 granitos. No podía creerlo. La misma mierda. Volví por más pistola - ventilador - espátula. Sonó mi celular de nuevo. El tipo me miró extrañado.

-¿Cuál es tu trabajo que te llaman tanto?-

-Logistica.

Entoncés me dio la planilla para firmar, y ahí entendí todo: el viejo sacaba el hongo por partes, para hacerme volver y seguir firmándole su planilla. ESO era LOGISTICA. Viejo de mierda. Lo saludé con la mano izquierda, y volví rengeándo a mi casa.

Me quedó un granito del hongo.

Me lo arranqué con la espátula yo mismo. Sin frio. Sin planilla y sin firma. A la mierda.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com