OTRA VEZ NAVIDAD

Por shaka
Enviado el 20/12/2013, clasificado en Varios / otros
740 visitas

Marcar como favorito

OTRA VEZ NAVIDAD

Llegaba la navidad y como era costumbre todos empezaban a hacer los preparativos como adornar sus casas, preparar comida, y reuniones familiares y con vecinos; esto causaba gran emoción en los niños y eran los que más participaban excepto Luky que para él eso no tenía sentido, las experiencias que el tenia de la navidad era que su padre bebía toda la temporada y su madre discutía con él y su padre hasta que se encerraba a llorar toda la ‘’noche buena’’. En cuanto a sus amigos le molestaba profundamente ver como presumían con sus regalos…

Al atender la llamada de sus vecinos, que lo invitaban a elaborar el árbol de navidad, comenzó a hacerse un par de pregunta de camino al parque:

–    ¿Para qué celebran la navidad?

–    ¿acaso si fue en esta época?

–    ¡No lo creo, Dios no nació con nuestro calendario!

–    Y el nombre de ¿Navidad? Por más que escuche a las personas explicando su significado, no le encuentro sentido.

–    ¿Santa Claus? ¡Sólo existe en las películas!

De tanto cuestionarse decidió regresar a su casa no tenía por qué acudir a hacer algo en lo que él no creía.

–    ¡Pero si yo no creo en esto!

–     ¿por qué no abriles los ojos a los demás?

Así fue como planeo ir de noche al parque y destruir todo lo que habían hecho sus vecinos y en seguida a las casas para lograr exterminar esa -¡payasada de Navidad; unión!

–    ¿Luky, que haces aquí?

–    ¿Tú no deberías estar durmiendo, Tafia?

–    ¡No mírate! como un ladrón en mi casa, y empacando los regalos del árbol para llevártelos.

–    ¿Me vas a delatar? hazlo no me importa-dijo Luky saliendo por la ventana como un ladroncillo.

–    ¡Espera, espera!- decía Tafia corriendo detrás.

–    ¿Dime, que te pasa?

–    He tenido que soportarlos por mucho tiempo, pero ya es hora de parar.

–    ¡Soportar!-dijo muy molesta-Siempre te hemos invitado, llamado y tolerado tu incredibilidad.

–    ¡No pues gracias, me hacías un gran favor!

–    ¡Óyeme bien! porque va a ser la última vez que te hable.

–    Ju – vacilo Luky sin sospechar que esas palabras resumirían su aptitud.

–    Nos odias; porque lo que hacemos contigo, quisieras que lo hicieran tus padres.

–    Como te atreves ¡cállate!- dijo Luky tomándola de las manos con fuerza.

–    No tenemos la culpa, cada quien asume una postura ante las cosas

–    Perdón-dijo soltándola con lágrimas en sus ojos-Quería hacer que por lo menos una vez no tuvieran regalos ni reuniones tontas.

–    ¡Ah, como tú!-susurro Tafia dándole un abrazo.

–    ¿Cómo puedes abrazarme después de lo que hice?

–    No hay que guardar odio en tu corazón.

–    Yo-dijo dando la espalda, se sentía apenado.

–    Y no has hecho nada, vas a dejar todo como estaba.

–    ¿Yo?-pensó- como no admitirlo estaba descubierto.

–    Adiós, y te espero en mi casa para celebrar.

–    No, eso si no me lo pidas ¡No volveré a celebrar algo que no tiene sentido!

Termino exhausto de tanto arreglar, por fortuna no había ido a mas casas si no a la de Tafia y al parque.

En la noche recibió un regalo de Tafia; al destaparlo vio un espejo y una nota que decía:

–    Tú decides la postura ante las cosas, si no tienes una unión familiar, tienes a unos amigos que te recibirán con afecto.

Miro toda la noche el regalo- ¿Por qué un espejo?-dijo mirándose, por sorpresa no se veía como un niño sino como un anciano; con la mirada triste y a su alrededor solo.-del susto boto el espejo, pero se dio cuenta que si tomaba esta aptitud ante las cosas así sería cuando estuviera viejo.

publicado por: shaka


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com