Crónicas de Ricardo 2

Por Azula
Enviado el 03/01/2014, clasificado en Intriga / suspense
672 visitas

Marcar como favorito

Entraron a la casa, su madre seguía con el maquillaje corrido del día anterior, cada día, después de trabajar llegaba demasiado cansada, apenas y llegaba a dormir a casa. Su mamá le preparaba su comida y le dejaba algo para cenar, después se iba a su trabajo y regresaba en la madrugada. Ricardo se despertaba cada día directamente a llevar a su madre a su cama, aveces la encontraba en el sillón, otras veces en el comedor, e inclusive, acostada en el pasillo que daba a la puerta frontal.

En uno de esos días en los que Ricardo no tenia que mover a su madre del lugar donde dormía, se despertó tarde para la escuela, no vio a su mamá en el pasillo ni en la sala ni en el comedor, supuso que esta vez si había llegado hasta su cama, salió de prisa hacia su escuela. De regreso a casa, ocurrió lo mismo que la otra vez, no había ningún coche estacionado afuera de su casa, pero si un sujeto saliendo de su casa y siendo despedido por su mamá, esta vez lucia de unos 35 años, no estaba mal para una señora de la edad de su mamá, pero Ricardo tenia la esperanza de que algún día su padre volviera. Su mamá, después de despedir al señor, volvió a quedarse inmóvil un rato, después giro su cabeza hacia ambos lados de la acera, parecía confundida, llego Ricardo saludando a su mamá:

-Hola mamá,

-Hola, ¿que tal tu día?

-Genial, muero de hambre

-Vamos adentro, te preparare una comida especial.

-Si, gracias, y ¿quien era ese señor?

-¿Que señor?

-El que salio de la casa hace un momento

-Creo que la falta de comida esta afectando tu cerebro, no había nadie conmigo.

-Entonces ¿porque saliste a la calle en bata?

-Pues... Salí para... No se, supongo que porque ya era la hora en la que llegabas a casa

Ricardo noto algo confundida a su mamá, era justo lo que le había contado su padre el día que los dejo, su madre negaba todo, ella aseguraba que no recordad haber estado con algún hombre. Ya dentro de la casa, al estar comiendo Ricardo le pregunto a su mamá:

-¿Has pensado alguna vez en tener otra pareja?

-¿De que hablas?

-Tu sabes, algún otro marido.

-Si lo dices por tu padre, tengo una mínima esperanza de que valla a volver, la mayor parte de mi, dice que encontró alguna otra mujer, y pues creo que ya hizo otra familia, aunque también una pequeña parte de mi piensa que ya esta muerto.

-Ni siquiera lo pienses!

-Solo es una pequeña posibilidad, tranquilo.

-Él va a volver!

Ricardo se fue molesto a su cuarto, era la primera vez que le levantaba la voz a su mamá, durmió toda la tarde, al llegar la noche, escucho ruidos en la cocina, temeroso de que fuese algún ladrón, tomo una escoba del patio y se dirigió a la cocina, un poco sorprendido por lo que veía dejo la escoba por un lado y dijo:

-Mamá, ¿que haces aquí?

-Te preparo la cena, ¿que más haría aquí?

-Creí que ibas a trabajar.

-¿trabajar?, yo me encargo de las tareas del hogar, tu padre es el que trabaja, oye has, crecido rápido, ven, ya esta la cena, tu padre no ha llegado, tal vez trabaje horas extras.

-Mamá, ¿segura que estas bien?

-Claro, come que se enfría.

-Sí sabes que papá se fue.

-Cómo todos los días, se va a trabajar, aveces trabaja horas extras.

-¿En serio?, ¿todo esta bien entre ustedes dos?, papá me contó que tuvieron un pequeño problema cuando me fui a esa fiesta de 15 años.

-oh, ya te contó, el dice que me encontró con otro sujeto, pero realmente yo no me acuerdo de haber hecho eso, cada día intento hacer que tu padre me perdone, supongo que esta enojado con eso, no puedo hacer nada, para hacer que cambie de parecer. 

-Comprendo, bueno, cómo no trabajas, que te párese si vemos la television un rato. 

-Perfecto, pero primero termínate tus verduras

Ricardo ahora comprendía que tal vez su mamá podría tener amnesia, pues eso de negar a sujetos que salían de su casa, no era normal, y ahora después de un mes que su padre se fue, que ella crea que él sigue aquí no parece ser una buena señal. 

Fue una gran sorpresa para ella ver en la televisión la fecha del día:

-¿15 de septiembre?, ese programa esta muy atrás estamos en agosto, ¿porque pasan programas del año pasado?

-Mamá, hoy si es 15 de septiembre.

-No, eso es imposible, estamos en agosto, es un error del canal, mi celular si tiene la fecha correcta.

Ella realmente estaba confundida, necesitaba un momento a solas para poder calmarse:

-Ricardo, ¿podrías dejarme sola?, por favor, ya es hora de que duermas.

-Claro, buenas noches.

Ricardo se retiro directo a su habitación, minutos después, escucho que azotaron la puerta, temeroso de que fuera su madre quien se fue, bajo inmediatamente para asegurarse de que aún siguiera en casa.

-Mamá, ¿estas aquí?

Se dirigió al cuarto de su mamá, le extraño mucho ver una puerta en el piso del closet del cuarto de su mamá. 

-No sabía que existía esta puerta.

Bajo unas escaleras hacia lo que paresia ser un sotano, ahí se encontraba su mamá sobre una mesa, eso le extraño, pero no tanto como ver a una señora muy presida a su mamá, eran idénticas, el clon de su mamá, le encajo una aguja a su mamá, que se encontraba con los ojos cerrados y amarrada a la mesa, la sustancia que le inyecto hizo que abriera los ojos y diciendo:

-¿Que pasa?, ¿quien eres?, ¿que rayos me estas haciendo?

Ricardo se encontraba escondido detrás de unos muebles viejos. El clon de su madre al fin hablo:

-Tranquila, al parecer esas correas no son lo suficientemente fuertes, tuviste un lindo día ¿no?, lastima que el alzheimer no te permita recordarlo.

-De que hablas, yo no tengo eso

-Tranquila, unas cuantas inyecciones más y no te acordaras nada. Bueno me voy, hay un muchacho que me espera.

-Suéltame inmediatamente, AYUDA!, AYUDA!

-Eres tan fastidiosa, no te preocupes, para eso también hay inyecciones, dulces sueños.

-No, ¿que haces?

-Tranquila, no recordaras el dolor de las inyecciones, dulces sueños.

Se esfumo dejando caer al piso la jeringa con la que le había inyectado un somnífero. Ricardo escucho como la escotilla se cerraba, regreso para intentar salir de ahí pero ya era tarde, estaba cerrada y su mano no cabía por los orificios que tenia, regreso hacia donde se encontraba su mamá. Trato de despertarla, sacudiéndola, moviendo la, inclusive echándole un poco de agua en la cara pero nada funciono, decidió dormir junto a ella, mañana buscaría la forma de salir.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com