UNA VERDADERA NOCHEBUENA

Por AveDelParaiso
Enviado el 13/01/2014, clasificado en Adultos / eróticos
55404 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Desperté sin recordar que hice anoche, al menos la habitación ya está pagada, pero ya es tarde y casi obscurece, tengo que irme aunque no tengo mas ropa, ni dinero y precisamente hoy es nochebuena, pues antes de marcharme me doy una ducha e intento poner la mejor cara que tengo.

Quisiera poder recordar, mas aún sigo aturdido, por no tener ropa me tuve que poner lo mismo, un traje maltrecho aunque limpio, no me favorece visualmente, pero al menos estoy tranquilo ante la adversidad, esa es la actitud

Pasado un tiempo, eran mas o menos las 7 pm, ya oscureció por completo cuando llegué a una plaza desconocida, no hay nadie pues todos deben estar en casa festejando, dije yo, no importa, ya recordaré lo que pasó, por lo pronto encuentro una banca sola al lado de un farol de luz tenue, me siento lo mas erguido posible y solo veo hacia el vacío, no me di cuenta que se acercó una muy elegante dama y me dice:

- ES USTED!... ESTÁ EN ESTE LUGAR, SIN DUDA ES VERDAD!

- Usted perdone, creo que no nos conocemos, ¿a que se refiere?

- NO HAY TIEMPO QUE PERDER, VENGA CONMIGO!

Y camino a su casa, me comentó que le habían echado la suerte y que encontraría a un hombre solitario en un lugar solitario que le daría la noche de su vida, la verdad yo no creo en esas cosas pero no quise chistar, que va, pues ni siquiera podía recordar nada, al menos quizás podría usar su teléfono o su computadora, así que llegamos a una elegante casa, me dio una cena espléndida y después de un rato me dijo:

- VAMOS A LA CAMA!

-Seguro!... con mucho gusto!

No podía creer lo que estaba pasando, en un momento no tenía nada y después prácticamente estaba en un palacio, camino a la recámara apenas me percaté de la forma y figura de la Diosa que me estaba llevando de la mano, que mas se puede pedir, una mujer especial para una noche especial, belleza de pies a cabeza, y una forma de ser que me ha impactado de inicio.

Tan pronto cruzamos la puerta de su recámara, nos quitamos los abrigos y nos arrebatamos en candentes besos, caray, que forma de besar y de abrazarme el cuerpo, de repente empezamos a acariciarnos, primero lenta y sutilmente, poco a poco los besos subieron de tono a la par que las caricias, se separó sólo para quitarse blusa y sostén, quedé como hipnotizado ante la blancura celestial de su piel y ese par de perfectos y firmes pechos coronados con una hermosa areola y pezones rojo escarlata que contrastaban en una armónica sintonía con su piel y ojos claros, tanto así no me movía que me dijo:

- Y NO SON OPERADAS, TE LO JURO, TODO MI CUERPO ES NATURAL!

- NO PENSÉ TAL COSA, ME HAS SORPRENDIDO GRATAMENTE!

Puesto que la ropa sobraba, me desnudé tan rápido que evidenciaba mi deseo, ella me vio de pies a cabeza, se vio en sus ojos un deseo tan desenfrenado que se fue precipitadamente a tomar mi miembro con su boca, jugueteaba con él, lo chupaba y acariciaba de tal manera que sentía casi desmayarme del supremo placer que me causaba, a lo que de inmediato respondí con una formidable erección a la cual correspondió con sus formidables tetas que frotaba contra mi miembro, que maestría, que forma de hacerlo, no pude soportar mucho tiempo y me vine de tal forma que le llené la cara y el pecho, mas eso sólo fue el principio pues no perdí para nada la erección, entonces me tuve que disculpar pues tenía algo de tiempo sin hacerlo a lo que respondió:

- ERES TODO UN GUERRERO, TAL COMO ME ENCANTAN LOS HOMBRES!

- VEN ACÁ!... TE DEMOSTRARÉ MIS TALENTOS!

La tomé en brazos y depositándola en la cama prácticamente le arranqué falda y bragas, dejando su depilada conchita al descubierto, ya húmeda y brillante en espera de acción, me di cuenta que estaba más que preparada, así que ataqué su clítoris furiosamente con mi lengua, de tal manera que le saqué unos gritos que creí que se escucharía hasta la calle, pero ella me tranquilizó porque las paredes eran gruesas y estábamos solos en casa, así que continué, se moría de placer con mis caricias, se vino una y otra vez, casi pierde la razón y entonces poniéndose boca abajo y con el culo al aire me dijo:

- VAMOS, MÉTEMELA POR PIEDAD, TE QUIERO DENTRO DE MI!

Antes de meterla, le pasé el glande por su encendida raja, una y otra vez, provocándola más y más, hasta que finalmente entré en su jugosa concha en la forma que mas me gusta, dándole por detrás, lentamente hasta que tocamos piel con piel, una sensación que me hizo tocar el cielo con las manos, que cueva mas divina, tengo una amplia base de comparaciones, por eso sé que era una muy muy especial, no hay muchas como ésta, comencé con bombeadas lentas pero firmes, así, poco a poco, haciéndola gemir hondamente, como si le faltara el aire, yo gozaba tanto que tuve que poner toda la energía mental para no correrme de inmediato, mas no fue gran problema, seguí así unos minutos cuando me dijo:

- NO TE HAGAS EL SANTO CONMIGO, VENGA, PONLE EMOCIÓN, QUIERO DUROOOO!

Al cliente lo que pida! Entonces comencé poco a poco, mas fuerte, mas y más rápido, hasta alcanzar una velocidad con la que golpeaba insistentemente mi cuerpo con el suyo, así, hasta que ambos jadeando y gritando, de repente nos deteníamos por un poco de aliento, continuando con fuerza, mas y mas, así prolongamos el placer, una y otra vez, hasta que no pudimos mas, casi al límite de las fuerzas y la resistencia nos ahogamos en un súper orgasmo que de sólo recordarlo sigo sintiendo la sensación tan grande que experimentamos en ese divino momento, tan real, tan espectacular!

Después de eso, nos dimos la mas rica de las ducha juntos, mas risas, mas jugueteos sensuales, hasta que salimos limpios y frescos, entonces al recoger mi abrigo algo toqué que me hizo recordar, eran las llaves de un casillero, "terminal norte" decía, ahí tenía el resto de mi ropa, recordé, llaves, teléfonos, dinero, todo lo dejé ahí para ir a una alocada fiesta, menos mal que lo hice antes de todo, por lo tanto, le pedí que me llevara allá, al despedirme de su coche le dije:

- TE VISITARÉ EN 2 MESES CUANDO VUELVA A LA CIUDAD, ES UNA PROMESA

- CLARO QUE SI!... AHI ESTARÉ, TE ESPERO CON GUSTO!

Esta noche, si que fué nochebuena!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com