Y LA LUNA NOS VOLVIÓ A ESPIAR

Por Vian
Enviado el 10/01/2014, clasificado en Amor / Románticos
899 visitas

Marcar como favorito

Recuerdo…

Llegábamos poco mas tarde de lo pactado a casa, con un ligero estado de ansiedad y los sentidos confundidos… nerviosos, no tan confiables como de costumbre, vestías algo inusual para ti, pero  bastante encantador, tacones altos, grandes pendientes, entramos a la habitación, no podía dejarte de mirar, admiraba el lunar de tu mejilla, reíamos sin razón aparente, el ambiente todo preparado estaba, nos acercamos uno al otro mirándonos cuan ciclopes, sonreíste y comenzamos a besarnos, fueron besos con sabor a “como te extrañaba” caricias lascivas, tacto candente, la música empezó a sonar en el lugar, a decir verdad solo recuerdo haber escuchado fragmentos de la canción “touch me” de “the doors”, nos movimos junto al sofá, nos recostamos sobre él, quite cada botón de tus ropas, bese cada espacio de tu cuello, sin decírtelo sabias que en esta tarde romántica con luna por la noche, te dejarías seducir por mis manos al tocarte...  te dejarías seducir por mis ojos al mirarte... te dejarías seducir por mis oídos al escucharte... te dejarías seducir por mi lengua al probarte... te dejarías seducir por todo mi ser que te desea... hiciste tu parte y me despojaste de mi camisa, ya con bastante calor en nuestros cuerpos te quite lo poco que te quedaba, tu cabello alborotado resultaba delator de toda la situación, seguían pasando los minutos la música nos acogió nuevamente con sus melodías, recostada sobre la recamara separaste tus piernas una de la otra, con mis dedos roce tu húmeda entrepierna para luego lentamente penetrar tu ser…

(Una mueca de algo dolor en tu cara, la música de nuevo hizo de las suyas, parecía que sabia de la situación y ayudo para relajarte)

Despacio proseguí, no sé si lo notaste, pero cuando me deslizaba en tu interior lentamente para no provocar un dolor mayor busque tu mano, y le tome con fuerza, quise hacerte saber que yo estaba contigo, que estaba junto a ti apoyándote… “Y de la mano, nos quitamos los nervios, y de la mano nos guiamos al amor”… fuimos uno mismo, un gemido proveniente de tu boca era indicador que todo mejoraba, a ritmo de la música el movimiento de caderas, gritos… gemidos… de placer, transpiración, agitación, besos, abrazos, caricias, toques de agresividad, espasmos en tus músculos por las sensaciones aumentadas, de nuevo la luna trataba de espiar por la ventana pero las cortinas solo permitían ver nuestras siluetas, aunque era difícil ocultar lo que ocurría por todo el ruido que provocaba, que sin mentir diré, me excitaba mas y mas… fuertes contracciones, una penetración mas profunda y veloz, mas rápido, todo se combinaba, era amor material en su máxima expresión, no estábamos teniendo sexo, creábamos amor…  en un momento me bañe con agua de transpiración que caía sobre ti.

Sabías que te amo.

Yo tambien, te amo.

Los segundos se convirtieron en minutos, los minutos aunque poco probable de creer se convirtieron en horas, no se en que punto me perdí,  deje de percibir mi entorno, solo pensaba en ti, ocupabas cada rincón, cada recoveco de mi mente, tomaba entre mis manos esos, tus pequeños senos y los presionaba, arañe algunas zonas de tu cuerpo sin darme cuenta con la fuerza de mis dedos, bese tu cuello una y otra vez, recorrí mi lengua por tu pecho y tu par de areolas, tu ojos libidos y tibios, llego el punto en que caímos en una gran concupiscencia, era tan erótico escucharte gritar, de pronto el silencio hizo acto de presencia en tu boca… indicaba que habías llegado al orgasmo, paramos por un segundo, el mágico momento nos invadió, algunas palabras concordantes con lo expresado por nuestros cuerpos, algunos besos estos con gran carga de afecto y amor, sin el fin lascivo de los anteriores, recuperando energías, la tarde continuaba, diré a razón de no tenerla que íbamos mejorando, y aunque nunca cambiamos de lugar por descoordinación y falta de practica, no fue motivo para que no fuese hermoso y placentero, la música dejo de escucharse por un rato, la vela que alumbraba la recién llegada noche se consumía con singular tranquilidad, pusimos de nuevo la música, había que confundir tus gritos y gemidos, mentiría si no dijera que ame todo lo que paso, mentiría si no dijera que ame tu silueta dibujada en la pared por el fuego de la vela, mentiría si no dijera que ame tu posar con mi camisa, tan sexy y sensual, en mi vida había visto imagen mas preciosa, y aunque tratamos de detenernos, no en muchas ocasiones tengo que decir, las cosas parecían no tener fin… Y volvía la odisea de nuevamente.

Podríamos quedarnos así para siempre… ¿Fue como lo imaginaste? 

No, mucho mejor, esto es lo que quería, quería que me hicieras tuya…

Apenas alcanzaba a vislumbrar tu rostro y su sonrisa postrada en él debido a la poca luz del lugar, pero eso era parte del ambiente, este amor es ciego, y entre sombras y oscuridad  debe lograr conducirse sin error… Después de horas de intensa pasión, el cansancio aparecía en mi, exhausto por tanto amor, nos detuvimos para conversar un poco, agotados y un poco deshidratados terminamos, eres la mujer que nunca soñé… Superaste en expectativas todo lo que llegue a imaginar, eres la mujer que provoca sonrisas en mí, eres la mujer con la que quiero estar, dime que no sentiste lo que yo sentí esta tarde-noche…

Después de todo, te ayude a vestirte abrochando algunos de los botones, entre besos y risas recogimos el desorden que dejamos, avanzando lentamente cabe destacar no dejabas de tocarme, y yo no podía dejar de besarte, no quería hacerlo… Quiero estar mucho más tiempo a tu lado, de la mano enfrentar cualquier adversidad, un poco desalineados terminamos… Salimos del lugar, que lindo es caminar junto a ti, mirarnos y reír, esa sonrisa de confidencia por lo pasado, que hermoso secreto, que con una sola mirada ambos entendemos… Te aseguro que nunca olvidare este día, encontré el amor, puede ver con mis ojos lo que es el amor… Ojala sean muchas tardes como esta… 

A diferencia de imagino, no escribiré “FIN” me di cuenta que mi imaginación aunque no tiene fin, nunca se podrá asemejar a lo realmente vivido, este es el primer capitulo de muchos, es la primera de muchas tardes, noches e incluso mañanas,  así que para esta parte solo me dignare a escribir…

CONTINUARA…                              “Por mucho la realidad supera a la imaginación…”


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com