Por siempre en casa

Por Azula
Enviado el 10/01/2014, clasificado en Intriga / suspense
591 visitas

Marcar como favorito

En Navidad, me levante, Fui ansiosa a ver mis regalos, me llamaba la atención saber que me regalarían, pues ya tenia absolutamente todo lo material, excepto un auto, tal vez sera eso. Al llegar a la sala, vi las maletas de mis padres, por lo menos me podría despedir de ellos antes de que partieran, llego mamá y me dio un abraso diciéndome:

-Feliz navidad cariño, espero te guste tu regalo, nuestro vuelo es el 75 a Washington, D.C. espero no llegar tarde. nos vemos en dos días. No te molestes cariño, en varias semanas seras mayor de edad y podras acompañarnos a los viajes.

No me molestaba que se fueran, aunque no podría hacer fiestas, pues siempre me dejaban al cuidado de mi nana, se fueron en su auto y me fui a ver mis regalos, era una caja mediana, pensé: "es algo grande para poner unas llaves, pero tal vez quieren sorprenderme. Antes de poder abrirlo mi nana me interrumpió diciendo:

-¿Gusta que le prepare el desayuno ya señorita?

-Claro.

Recordé que tenia un regalo para mamá y corrí a mi cuarto por el, solo le había comprado a mi mamá pues mi padre una vez me dijo que con el simple hecho de que sonriera era suficiente regalo para el, en vista de que mamá se había ido de viaje, pensé que mi nana me había cuidado desde el primer día que llegue del hospital y decidí darle el regalo de mi madre a ella.

-Nana, ¿Donde estas?

-Estoy en la cocina, te estoy haciendo tu desayuno.

-Nana, feliz navidad

-No se hubiera molestado señorita, no es necesario

-No hay devoluciones así que acéptalo, yo voy a abrir mi regalo.

Regrese a la sala y abrí la caja, definitivamente lo que tenia adentro no eran las llaves de un auto, era un álbum de fotos, supuse que yo lo debía llenar, pero no, ya estaba lleno, lleno de fotografías de mis padres y mías. Me pase todo el día viendo el álbum, paresia mi padre con su laptop. Era una hermosa navidad, lo único que lo mejoraría seria que mis padres llegaran o que tuviera alguna noticia de ellos. Al terminar la cena, todo mi hermoso día se derrumbo cuando vi en las noticias que el vuelo 75 a Washington, D.C. se había estrellado ya en territorio estadounidense, Me quede inmóvil pues dijeron: "Al parecer no hubo sobrevivientes", esperaba que fuese un mal sueño, o que mis padres no hubieran tomado ese vuelo, me desmalle cuando dijeron: "entre las victimas se ha identificado la pareja de empresarios".

Desperté al día siguiente, al parecer todo había sido un sueño, escuche risas de la cocina, era mi madre. Corrí a abrasarla, y ella me dijo:

-Cariño, ya despertaste, te prepare el desayuno.

-Pero en las noticias dijeron...

-Noticias, una pequeña como tu no deveria ver noticias

Dijo papá

-Papá, te repito, tengo 18

-Cierto, cierto, lo olvido aveces, 

-ya no discutan, siéntense a desayunar.

Dijo mamá mientras ponía los platos con comida en la mesa

-Bien, ahora que estas aquí cariño- Dijo mamá -Una vez pediste en una carta de navidad, que estuviéramos aquí en casa contigo, tu deseo se cumplió, estaremos aquí por siempre. no nos iremos y no podremos atender más la empresa, pero también queremos que tu te quedes con nosotros en casa.

-Claro que si mamá, ya no voy a la escuela, estaré aquí todo el día

Mamá se levanto de la mesa y tomo un cuchillo.

-No me refería a eso cariño

Dijo mamá mientras sostenía el cuchillo apuntando había mi 

-Tranquila cariño, no te dolerá mucho

Dijo papá mientras mamá le pasaba un cuchillo a el

-Si te quedas quieta, sera mejor. 

Sabia que esto no terminaría bien, intente correr a esconderme en mi cuarto, me di media vuelta y salí de la cocina, pero mi padre estaba en la sala, y mi madre en las escaleras que iban a mi cuarto.

-No nos agas esto más difícil.

Corrí todo lo que pude hasta llegar a la cochera y ahí estaban de nuevo, no lo comprendía, ¿como era que se movían tan rápido?, cuando me había abrasado mamá, se sentía real, los dos estaban frente a mi, entonces mamá, se esfumo como si solo fuese humo, la escuche detrás de mi

-Ahora quédate quieta.

Puso su braso alrededor de mi cuello para detenerme, puso su cuchillo frente a mi pecho, lista para encajar lo del lado de mi corazón, se lo tumbe de un manotazo, nunca fue buena en la cocina, ni siquiera para sostener un cuchillo, esas clases de autodefensa al fin servirían, me doble hacia adelante mientras mi padre se acercaba, hice que ella cayera sobre el y corrí hacia la puerta de salida, corrí por el pasto del patio del frente, no quería voltear hacia atrás, tenia la mirada fija en el piso, quería evitar caerme, llegue a la puerta del cancel y salí girando a la izquierda, choque con mi nana e hice que se le cayeran las bolsas de mandado que traía.

-Que pasa señorita, ¿porque tan agitada?

yo no podía hablar, el aire se me había ido, mire hacia la casa, la puerta estaba cerrada. Trate de explicarle todo a mi nana, pero ella no comprendía:

-Nana, no puedo volver a entrar a esa casa, por favor no me agas entrar de nuevo ahí!

-Tranquilízate, no te obligare a entrar, me párese algo ilógico lo que me acabas de contar. 

-¿Acaso no me cres?

-Si no quieres volver, no vuelvas, vamos a mi casa, aunque no es un palacio como este

-No importa, entre más lejos este de aquí, mejor

Pasaron varios días, mi nana me había dejado dormir en su casa todo lo que quisiera, su sueldo no era mucho pero había un seguro para que ella me cuidara si algo les pasaba a mis padres y yo aún no era mayor de edad, el socio de mis padres me busco, pues tenia buenas noticias, mis padres me habían dejado parte de sus acciones antes de morir y otra parte de las acciones era para mi cumpleaños numero 19, realmente yo no quería nada que me recordara a ellos, me dijo que los papeles estaban en la oficina de mi padre pero yo insistía en no querer volver a esa casa, les explique lo que había pasado, el día que fueron por los papeles, yo gritaba como loca, diciéndoles que no entraran, fueron necios, y me juzgaron de loca, me encerraron en un manicomio, y aquellos que entraron a la casa, nunca han vuelto, me liberaron a la semana, cuando descubrieron grabaciones de algunos que habían entrado, gracias a la herencia, pedí que demolieran la casa, algunas personas me decían que seria buena idea hacer un orfanato o un hospital, pero yo sabia que sus almas podrían seguir ahí, pedí que hicieran un cementerio, así, habría mas almas con las cuales pudieran convivir, me quede con una parte de las acciones, le deje una parte de mi herencia mi nana y me fui a vivir lejos de ese lugar, mi único recuerdo que tengo son solo pesadillas.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com