Un palito de compas

Por Artista
Enviado el 18/01/2014, clasificado en Adultos / eróticos
44909 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Esto sucedió hace ya más de 6 meses. Yo soy una persona trabajadora y deportista, pero me considero también una malísima persona por lo que les voy a platicar. Mi trabajo como mucho de los de hoy en día se desarrolla en turnos descomunales con jornadas de trabajo extenuantes y aun así para mantenerme activo físicamente, los fines de semana juego futbol. Pues todo se desarrolla empezando en la jornada laboral del viernes por la noche donde un compañero de trabajo y de equipo de futbol me dice - No olvides que saliendo tenemos partido de futbol eh no vallas a faltar.

alo que yo le conteste- Pero tengo mi vehiculo en la agencia y me es difícil trasladarme al partido.

- No te preocupes yo te llevo mi esposa vendrá por mi y nos acompañara, ¿tienes algún problema con eso?- pregunto mi compañero que en esta ocasión lo llamaremos Hugo.

- No para nada al contrario agradezco mucho tu ayuda.

Pues bien dieron las 7 de la mañana del sábado y salimos de trabajar, cuando salimos ya estaba esperándonos en el coche la esposa de Hugo, quien la verdad hasta en pants se veía buenísima pero yo trataba de disimular para no incomodar, agachaba la mirada.

Hugo me presento, dijo Nancy el es Alberto, un compañero de trabajo y del equipo de futbol, lo llevaremos al partido pues su coche esta en el servicio. A lo que ella asintió con la cabeza y con una sonrisa hermosa voltio al asiento trasero y me dijo- Mucho gusto Alberto.

Pues bien nos dirigimos al partido, jugamos y al terminar nos recibió con unas Cervezas frías y por cortesía acepté tomarme una con ellos, ya que no tomo mucho alcohol. Sin embargo ellos no pudieron ocultar sus problemas para beber pues en 30 minutos habían consumido 4 cervezas cada uno. Ella comento - Deberíamos de comprar algo para comer mi amor, e invitamos a tu compañero a desayunar en la casa, pero eso si, que el maneje por que tu y yo nos ganaremos una buena infracción si nos detiene la ley. Hugo asintió y me pregunto, - ¿estas de acuerdo?, yo solamente dije, si por que no Vamos!

Llegamos a su casa con algo de comida y mientras Nancy preparaba todo, Hugo y yo fuimos por mas cervezas, al regresar notamos un silencio profundo en la casa, y vimos una nota en la mesa que decía, "Tomare un baño, después bajare con ustedes para desayunar juntos, la cabeza me da vueltas".

Hugo rió y dijo esperemos a mi esposa, mientras te ofrezco otra cervecita.

Pues como lo prometió, Nancy regreso e inmediatamente del congelador saco una cerveza mas diciendo, - Vamos a comer algo, que me estoy sintiendo mal, discúlpame Alberto que pena pero con este calor, la cerveza me fascina.

Solo sonreí y tomamos el almuerzo juntos.

Después de haber pasado toda la noche trabajando y después de varias cervezas Hugo comenzó a emborrachar y me dijo,

- Te llevare a tu casa vamos,

a lo que me negué rotundamente, pues estaba muy ebrio, y le comente que tomaría un taxi.

Su esposa dándome la razón le dijo, - No no tu ya te dormirás pues puedes ocasionar un accidente, ahorita que el joven pida un taxi..., como pudo lo subió a la alcoba de arriba y yo no me ofrecí por pena pues ella también andaba un poco borracha... me indico- Espere aquí Alberto, ahorita le doy el numero de la base de taxis para que venga uno por usted.

Eran ya las 5 P.M. y Hugo ya roncando estaba, yo resistí un poco mas por no beber tanto alcohol. Nancy me dio el número de la base y me dio el teléfono para que marcara mientras se sentó en el sillón de la sala donde después de 5 segundos se recostó. - Yo tome el teléfono y fingí una llamada a la base de taxis, pues había notado que Nancy al recostarse su blusón me dejo ver que se había quitado su sostén... a lo que por impulso me atreví a actuar la llamada.

- Listo me comentan que estará aquí en 15 minutos el taxi, pero no se preocupe señora lo espero afuera...

Ella me contesto - De ninguna manera, aquí lo esperamos en la sala no se preocupe... sus ojos se le cerraban de sueño por la borrachera, al ver esto le insistí que me iba y de un tirón me jaló y sentó a lado de ella, quedando su cabeza a lado de mis piernas, después hábilmente recostó su cabeza sobre mis piernas y me dijo, - Perdóneme Alberto me hubiera gustado que me conociera en otro estado..., cerro los ojos y se quedo dormitando con su cabeza sobre mi pene, el cual estaba creciendo y creciendo por el momento tan erótico que me parecía, se dio vuelta hacia mi y no lo pude evitar, poco a poco baje mi cierre, hice a un lado el boxer y saque mi miembro. No se por que lo hice pero así fue, cuando ella sintió en la cara mi duro y alborotado miembro, abrió su boquita y empecé a moverlo de un lado a otro para sentir como si me estuviera mamando. Cuando mi liquido preseminal dejo el sabor y mancha en su cara abrió un ojo y levanto su cara, yo por temor le dije, Perdón, perdón... alo que ella solo me dijo --Shhh y comenzó a darme una mamada sensacional, lo tomaba con su mano y descubría el glande que chupaba cual fuera una paleta de dulce, todo se veía bien, mi pene era chupado con ansias por esa ebria mujer pero todo cambio cuando me dijo:

-Hugo, estoy caliente amor... Me estaba confundiendo con su esposo, entonces no pude mas me levanté y subí su largo camisón rosa hasta su cintura que dejaba ver un tatuaje de mariposa y o sorpresa no traía calzones... no me pude resistir y de un golpe le ensarte mi verga asta el fondo, valla que tenia rico coño esta Nancy, y mientras le daba con ritmo acelerado, ella me decía- Hugo mi amor me matas... lo que me excitaba mucho mas, le di con todo mi poder y termine dentro de su concha. Al ver la escena me entro el pánico de que Hugo despertara por lo que le acomode el blusón y se quedo profundamente dormida. Tome mis cosas y salí rápidamente de su casa.

Al otro día, vi a Hugo y la verdad yo no podía verlo a los ojos, pero como si nada el me dijo, -Oye perdón, me gano el sueño, me dijo mi esposa que cuando bajo te habías ido, seguramente en taxi. Perdóname Alberto.- yo solo le dije no te preocupes, la pase bien.

Ahora su esposa presume una panza de embarazo de 6 meses, aunque nunca me a comentado nada, creo que la deje preñada, Espero que nunca le cuente a Hugo, si es que se acuerda y por el bebe pues esperare para ver si se parece a Hugo o a mi.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com