RELIGIOSIDAD

Por emilio rivellli rivelli
Enviado el 19/01/2014, clasificado en Drama
339 visitas

Marcar como favorito

Apoyado en la pared de la casucha de caña y barro, deposita una mirada desesperada en el discurrir perezoso, las aguas residuales perfuman el aire de la madrugada, las manos crispadas contienen unos parietales a punto de estallar. Sólo ante el infortunio que la vida le depara.

En el interior una mujer moribunda trata de darle un hijo varón, tan sólo ayudada por la pericia de la vieja partera. Sobre unos duraznos, un grupo de carriceros madrugadores acompasan con su trino las notas dramáticas de un alba angustiada.

Recuerda un tiempo de efervescencia, de cuando estudiaba en la madrasa de Kabul, entonces la vida entera estaba tamizada por un pañuelo de muselina blanca. Un tiempo de purificación y horizonte, de craneo hirsuto y túnicas blancas, de cuando llegó a tocar la Piedra de la Felicidad.

Llegado el momento elaboró la distancia necesaria con los jóvenes barbudos de mirada febril, no en vano, su código íntimo seguía la herencia pastún. Rahima era la viuda de un primo suyo y para todo aquel que despliega su alfombra cinco veces al día, semejante deseo estaba bendecido por el Divino. Escuchó sus quejas, el calor de la cárcel de tela, de cómo arrastraba el barro de la calle, de la imposibilidad del tacto con la piel del bebé a punto de nacer.

Entre paños blancos, desde el umbral de la vieja puerta de madera, le muestra la comadrona una niña que ya es huérfana. El padre, desamparado, sólo acierta a mirar incrédulo las últimas estrellas, nada entiende de las mordeduras de una vida que ha entregado al trabajo y a la oración. La vida teje su infortunio.

                                                                        Emilio Rivelli Rivelli


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com