MERDE D'ARTISTE

Por alicia rusa
Enviado el 28/01/2014, clasificado en Adultos / eróticos
8699 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Íbamos en coche hablando bien no se de que, creo que de situaciones extrañas, gente extraña, cuando se rió para si y empezó a explicar lo que fue una de esas ocasiones estando en Rusia con las otras chicas y las llamaron para un servicio. El cliente era un artista y había pedido que fueran las tres.

Arregladas, perfumadas, coquetas, provocativas con sus tacones y sonrisas. Era en un quinto piso, las tres en el rellano, llamaron a la puerta…..

- Nos abrió el artista- Explicó- Iba en calzoncillos.- Pensamos que así quizás estaba más cómodo, ya que era su casa….- Un poco cutre, pero bueno.

- Eso si, de entrada me llamo la atención el mal olor que hacia. Peste, horrible. Entramos y…..

Me describió que descubrieron una pared toda pintada con la propia mierda del artista, que aparecía como una madona plasmada con excrementos, mas o menos compactos…. y que la verdad, no se pararon mucho a valorar la calidad de la obra. Eso si, pasaron a fijarse mas en el sujeto para darse cuenta que sobre los calzoncillos llevaba unos pantys de mujer bien ajustados y que por detrás había un bulto considerable.

- ¡Era mierda!, que otra cosa podía ser.- Lo gritó mientras me lo explicaba.

Nos empezamos a reír como niños hablando de cacas…. a tal punto que me dijo:

- Tu conduce, mira bien como vas.- Sin dejar de reír.

- Viendo aquello, salimos las tres de allí aterrorizadas, escaleras abajo como locas.

Con sus tacones, perdiendo los zapatos, empujándose, con cara mezcla de asco y sorpresa y sin poder parar de reír. Dejando atrás al gran cagador con su materia prima retenida y con cara de “Pero ¿que pasa?”.

En la calle, ya en el coche con el conductor que las había llevado, quien al verlas tan como llegaron, entre histéricas, asustadas, asqueadas y que se cuantas cosas mas debió pensar que por lo menos se habían cargado al cliente, que lo habían dejado hecho mierda.

Y como siempre acabamos hablando de mierdas.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com