Las últimas notas de Vivaldi

Por hammerpain1
Enviado el 26/01/2014, clasificado en Fantasía
673 visitas

Marcar como favorito

Si alguna vez viajas a Venecia y caminas por la zona donde se encuentra la iglesia de San Giovanni in Bragora, tal vez deberías pararte un momento y escuchar con atención las aguas del mar que, con serenidad, fluyen cerca de ti ajenas al paso del tiempo...

...pues cuenta la tradición que esas aguas encierran la mayor y más hermosa música de Antonio Vivaldi, célebre compositor del barroco italiano y autor de obras tan geniales y famosas como "Las Cuatro Estaciones".

En los rincones más antiguos, donde la historia siempre tiene un hogar para siempre, aún se puede oír alguna voz que comienza una inquietante narración sobre la llegada de Vivaldi a este mundo, allá por el año 1678, cuando el diablo se sintió tremendamente intrigado y preocupado con este nacimiento, pues bien conocía la increíble fuerza musical que llevaba el niño en lo más profundo de su ser y deseaba utilizarla para su maléfico provecho. Y tal vez aquellas ansias del príncipe tenebroso fueran sentidas por los padres de Vivaldi, que no dudaron en intentar proteger a su hijo mediante exorcismos, rituales y tratamientos de óleo en la iglesia de San Giovanni, sí, la que se alza ante tus ojos en este mismo momento.

Así comenzó una lucha en las profundidades más remotas del alma de Vivaldi, una batalla entre el bien y el mal que le llevó incluso a recurrir a ordenarse sacerdote (y así se le conocería más adelante, como el "sacerdote rojo"), mas aquello no logró poner fin al trágico conflicto que el diablo esperaba ganar con la paciencia de quien ha vivido todos los milenios del universo.

No obstante, había algo en la naturaleza de Vivaldi, una chispa de bondad imperecedera, un brote de inocencia luminosa, algo que conseguía evitar que el diablo se apoderara del alma del músico...algo que lograba que, en su mente, nacieran armonías angelicales como jamás se hubieran concebido...

Finalmente el diablo comprendió que nunca podría doblegar la voluntad de Vivaldi y que la luz de su genio siempre acabaría apagando cualquier oscuridad que le enviase. Por ello, ya que no podía derrotarlo y apoderarse de él, empleó todo su poder para evitar que Vivaldi compartiera aquellas maravillas musicales con el mundo...

Con el paso del tiempo la muerte encontró a Vivaldi, como al final nos encuentra a todos, y de él sólo quedó su alma, envuelta en toda la música celestial que nunca pudo compartir con nadie. Mas su lamento era tan fuerte y desgarrador que tal vez fue escuchado por el Lejano Padre, pues aquel espíritu se sentó sobre el mar y, de alguna forma, comenzó a componer sobre las aguas su obra más suprema...

Y aún en nuestro días, hay quienes dicen que, si uno se para cerca de la iglesia y escucha con el corazón atento en dirección al mar, sentirá una paz celestial mientras es envuelto por el aire que llega desde las olas del mar. Pues, como en un sueño sin igual, en su mente resonarán... las últimas notas de Vivaldi...

http://donde-los-valientes-viven-eternamente.blogspot.com.es/


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com