Posesión infernal 2

Por Cris28
Enviado el 31/01/2014, clasificado en Adultos / eróticos
28518 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Por fin era sábado...tenia que deshacerme de mi padre como fuese...

-papá, necesito que mañana vayas a casa de la abuela y traigas la bici que dejé allí el mes pasado. Te acuerdas?

-Y la necesitas para mañana? Podemos ir el lunes.

-No porfi, he quedado para hacer una ruta con las chicas...

-Está bien. Saldré temprano. Tardaré un par de horas.

Bien, me fui a mi cuarto deseando que amaneciera... no podía esperar, me desnude y me metí en la cama . Otra vez mi cabeza me traicionaba y empecé a sofocarme pensando en esa boca y en lo que escondía su pantalón..quería tenerlo en mi boca, en mi coño y en mi culo, y mis dedos terminaron lo que todavía no había empezado...

Domingo. Me levante de un salto y me mire al espejo. Tenía todo bien depilado. Me encantaba el integral. Me duché y me puse unas braguitas negras de encaje, una camisa blanca y una falda negra elástica que marcaba mi precioso culo... si.. .estaba apetitosa. Miré por la ventana y mi padre ya se había ido. Madre mía. Era mi momento. ¿Desde cuando estaba tan salida?

Bajé al garaje y no estaba. Me acerque a la moto y por sorpresa me sorprendió por detrás.

-Hola.

-Hola

-Has madrugado

-Ya sabes por qué...

Se sentó en la silla y con un gesto me llamó. Me subió la falda a la altura de la cintura acariciándome los muslos. Se percató de mis braguitas y sonrió. Me sentó encima y noté como se empalmaba... madre mía! ...yo ni corta ni perezosa empecé a moverme masturbándolo con mi coño hacia adelante y hacia atrás... me encanta ese roce. Desabrochó mi camisa y mis tetas quedaron al aire perfectas y erectas. Succionaba mis pezones al son de mi vaivén y yo no podía parar. Gemía y me estremecía de placer. Su lengua lamia cada centímetro y su polla no dejaba de crecer. Le bajé la bragueta y busque lo que tanto ansiaba.

-Me iba a explotar el pantalón. ¿Te gusta? Dime que quieres hacer.

-Quiero sentirla en mi boca.

Nos pusimos de pie y me llevo hasta la pared. Me agaché y apoye mi cabeza en la pared. Quería llevar el ritmo y lo dejé..

Joder estaba buenísima. No podía dejar de succionarla y sentirla en mi garganta, acariciándola con mi lengua la sentía dura toda para mi. Estaba poseída. Él gemía de placer sin dejar de meterla y sacarla cada vez mas fuerte. A mi me encantaba. Estaba tan cachonda que me corría solo con mirarle y saber lo que estaba disfrutando. No se corrió. No le dejé. Me puso de pie y me bajó las braguitas que ya estaban empapadas. Me puso de espaldas a él y una mano tiraba de mis pezones hasta el dolor y la otra buscaba ansiosa mi coño. Le encantó no encontrar ni rastro de vello. Introdujo sus dedos y comprobó que sus caricias no pasaban desapercibidas... con movimientos rápidos me masturbaba y con su palma palpaba mi clítoris hasta volverme loca.

- Dios Cristina... quiero follarte hasta que no pueda más y empezar otra vez.

-Hazlo. Quiero sentirte dentro de mí.

Tenia razón iba a explotar. Me apoye en la pared abriendo ligeramente las piernas dejando ver mi coño listo para lo que el quisiera. Se agarró a mis caderas y entrando en mí sentí de lleno su polla hasta al final. Sabía hacerlo. No había dudas. Me embestía con fuerza y yo gritaba de placer. No podía parar. Lo había deseado tanto.... me corría sin parar y él seguía con sus embestidas. Me agarraba las tetas lo cual me encantaba. Me agarré a su cuello quedando los dos de pie con las piernas juntas y sentía un calor tremendo en la entrepierna. No podía dejar que eso acabara. Le conduje hasta la silla y agarrándome a su cuello empecé una cabalgada profunda que me llenaba entera. Él sudaba y mordía mis pezones jugando con su lengua experta.

- Hazlo suave Cris. Quiero sentirlo todo. Quiero follarte de todas las maneras posibles.

- Así?

- Si... Dios...

Sentía su polla en todo su esplendor saliendo y entrando dentro de mí. Necesitaba más. Mucho más. Me puse de pie y me apoye en la moto, mas inclinada dejándole ver y señalándole mi otro orificio que aun no había sido explorado. Se quedó mirando, se agachó encantado y.....


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com