La Gata en celo...

Por miosoy
Enviado el 02/02/2014, clasificado en Adultos / eróticos
35852 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Hola mi nombre es Mario de 55 años, estoy feliz, decir que aparento diez menos es vanidoso, pero eso dicen me mantengo en forma y hago vida sana, risueño meditando la tarde que he pasado con ella, mi chica, compañera, pareja, mujer, en fin cuesta definir con exactitud cual es mi relación con ella, describir a una mujer...no humildemente creo que es dificil voy a intentar.
 
Ella es; Atractiva, de treinta y pocos, su visión no te deja indiferente, suave, ligera, da la sensación que flote no te pesa, jovial, alegre, de ojos expresivos, picaros, brillantes, llenos de vida, su figura menuda proporcionada, con cuerpo de niña, su aspecto de adolescente te lleva, por sinuosos caminos de envolvente sensualidad, su pelo...si la melena no fuera un atributo del león, ella seria la autentica reina de la selva, un pelo largo rojo salvaje hacen de ella un ser fantástico casi irreal como sacado de un cuento, labios carnosos, piden ser devorados, protegen una blanca, bella y presente dentadura.
 
Lucia paseaba ajena a mis pensamientos, su figura andando por el terrado cuidando de sus gatos y plantas llena de vida, su niña como ella dice la sigue como si de su mama se tratara, fiel a su ama, rara vez se logra que un felino llegue a tener tanta compenetración con una persona, es muy especial y hace que me estremezca por los recientes momentos vividos, una persona como ella cuya actividad sexual es incansable, hay días que todos no vamos a la misma velocidad, encontrar una tarde como la que ahora relato es difícil, ya que han coincidido la alineación de muchas circunstancia algunas de fuerte carga emocional...(esta historia esta por contar) 
 

Llegamos a casa prácticamente a las 5 h, sin hablar embelesados en nuestras ultimas sensaciones pasadas, una vez en casa Lucia abrazándome me dio las gracias por que sabia que lo había hecho por ella ya que su incontinencia sexual la hacían mas promiscua, una vez en la ducha y con las hormonas inflamadas por el deseo iniciamos una tranquila noche de amor dándonos besos y caricias comiendo de nuestro cuerpo y saboreando nuestras mieles estuvimos hasta las 8 de la mañana, solo de testigo su niña la gata estuvo en todo momento con nosotros, si la pobre supiera que hacemos hubiera salido maullando, por su agujero de escape en busca de gato en cualquier terrado de Barcelona, estaba en estos pensamientos cuando caí en los brazos de Morfeo.

 

Serian casi las dos cuando desperté...y zas¡¡ todos los recuerdos se me agolparon en la mente Lucia estaba encantadora retozando en la cama, como su gata vaya dos pensé tal para cual, Dios¡¡ que mujer hermosa, parecía sacada de las mil y una noche su pelo rojo revuelto por las peleas amorosas de la noche pasada le daban un aire de niña revoltosa, que hacia que mi piel se erizara...joder¡¡ como me ponía estaría siempre dispuesto a compartirla, con la condición de encontrarla al despertar, con una ligera ducha y un café bien cargado gane la compostura de persona, y con el pelo todavía húmedo salí a comprar para hacer un arroz de verduras, que tanto le gustaba a Lucia, a mi vuelta ya se había levantado, arreglado la habitación, duchado y estaba preparando algo de picar mientras yo prepararía el arroz, que guapa¡ como estas cansada? un poco contesto y seguimos embebidos dentro de nuestros pensamientos, devoramos el pica-pica y el arroz alabando lo bien que había quedado, estábamos en la terraza yo tomando una infusión y meditando...

 

Lucia; que suerte que tengo pensó mirando a Mario, le recorrió un calido pensamiento de tierna lujuría al recordar los acontecimientos del día anterior, como su cuerpo reacciono con los tocamientos que le prodigo José durante la cena, esto la puso ya ciega dentro de un camino sin retorno, recordaba la mirada casi de suplica que le hizo a Mario cuando propusieron de ir ha ese lugar de parejas, los ojos de este, cuando la contemplo sentada con la polla de José dentro de su cuerpo, estremeciéndose de gozo de ver como Mario no solo consentía que se la estuvieran follando, si no, que estaba totalmente entregado al juego, todo por ella eso era amor, sin condiciones, lo miro ya mojada por el deseo, mientras seguía arreglando sus plantas y su gata tras ella, recordando la sesión de amor con Mario cuando llegaron a casa, jamás había disfrutado tanto de su hombre complacida por su amor, lo había cabalgado, por delante, detrás le succiono hasta la ultima gota varias veces, nunca imagino que Mario pudiera correrse en tantas repetidas ocasiones en una sola noche, y su niña mirando, ay¡¡ si supiera esta gata la pasión y el amor que sentía de ser cogida, por una persona maravillosamente dotada, que te hacia sentir llena hasta la saciedad, ella mi gata también querría ser Lucia.....

 

hola me llaman gata, o mi niña, no te extrañe que de mi opinión sobre la sesión de sexo de mis compañeros de piso, lo hago por alusiones, (si la gata supiera) que? que tengo que saber del sexo, cuando por mi acuden de todos los barrios y terrados de Barcelona cuando yo quiero, delante mío se pelean hasta la muerte si es necesario, solo por poseerme y cuando por fin lo consiguen los mas fuertes, hago que caigan exhaustos de tanto sexo, uno tras otro los mejores machos de Barcelona, (si supiera) si supieran ellos que aparte de tener a los mejores de cada raza, me quedan 7 vidas para disfrutar...miauuuu.

 

P.D. Quiero ser lo que soy¡¡¡¡¡




Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com