Plenilunio

Por Marcianito
Enviado el 25/10/2012, clasificado en Terror
1114 visitas

Marcar como favorito

La luna llena ilumina la noche como si fuera de día. Contra el cielo claro se recortan las siluetas esqueléticas de unos edificios en construcción, que la crisis ha dejado paralizada. Hay un romántico silencio que es melodía.

Un vigilante nocturno, demasiado aburrido, encerrado en su cuartucho, escucha comentarios de fútbol en la radio colocada sobre un bloque de cemento.

De pronto, un grito de mujer desgarra el silencio. Proviene de las columnas desnudas del más apartado de los edificios, allí donde las grúas estiran sus poderosos brazos contra la luna enorme, como si quisiera desgajarla.

Un rayo de luna cae rostro el rostro asustado de una chica, desfigurada por el grito de espanto, que forcejea intentando librarse de unos cobardes que intentan violarla, e ilumina la terrorífica navaja que empuña uno de ellos.

Otros dos sujetan por la fuerza a la joven, de apenas dieciséis años, y la desvisten, desgarrándole las ropas y el alma.

-¡Cállate o te rajo la cara!

Lo malo. Lo terriblemente trágico, es que ésta no es una escena de una película de terror. ¡El real y está ocurriendo en estos momentos!

Una niña inocente está siendo violada por unos jóvenes asesinos que tienen el cerebro lleno de bichos.

El vigilante de las obras salió corriendo al oír los gritos de terror, sujetando la correa de un perro que lanzaba ladridos a la luna. Vio tres sombras de hombres que huían. La linterna iluminó el polvo de tierra y cemento levantado por el coche que se alejaba a toda velocidad, dejando tres de sí, voces gruesas y malolientes que retumbaron en la cara de la luna. Y a una joven maltratada y violada salvajemente, llorando, casi desnuda, sobre el suelo polvoriento.

Socorrió a la chica, llamó a la ambulancia y avisó a la policía.

Un grillo cantó afónico, cuando se hizo un entrecortado silencio de llantos.

En aquel instante, una bella figura de porcelana fina, cayó al suelo y se hizo añicos, en el cuarto izquierda, del portal tercero, de la barriada equis, de una ciudad cualquiera.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com