El inquietante dilema de nacer o morir

Por santiagoalbitre
Enviado el 14/02/2014, clasificado en Drama
956 visitas

Marcar como favorito

No recuerdo con exactitud. Mi memoria es muy blanda y con el alboroto y el caos de aquel día, dudo que algún presente de aquella situación este en condiciones óptimas de narrar los eventos allí ocurridos; o al menos ser coherente en su redacción. Además, no suelo ser la persona indicada a la hora de poder atestiguar la cantidad fiel y cabal de presentes en un determinado contexto; pero puedo asegurar ciegamente; con la mas sana cordura (aunque resulte imposible de creer o aceptar), que éramos miles…millones los que aquel día, excitados y ansiosos, nos agolpamos, sin entender la causa, en aquel tan húmedo y viscoso sitio.

            Recuerdo también, contradictoriamente, cuán reconfortante era a su vez ese sitio; no sufríamos el clima. Pese a las bajas temperaturas (que quitarían la vida de cualquier mortal) nos deleitábamos con la calidez que nos ofrecía; más serio aún, agradecíamos esa tibieza ya que, como dije anteriormente, nos alejaba de la muerte y nos dejaba prestos para el embarque. Pero también nos sofocaba el agolpamiento de la muchedumbre, generaba una humedad pegajosa, fastidiosa. Podrán imaginar ustedes millones de personas agolpadas en un mismo sitio; no existe lógica alguna capaz de revelar o explicar dicho fenómeno.

Siempre mudo, sin abrir mi boca para emitir siquiera el mínimo quejido por el ahogo y sin culpar a mis compañeros, me paseaba por el lugar, estudiándolo meticulosamente y siendo extremadamente detallista a la hora de captar imágenes para regocijo de mi memoria. Naturalmente, el sitio era nuevo para mí; por eso no quería provocar a nadie. Además, no estaba físicamente dotado para generar revueltas o disturbios. Yo era una persona que carecía de altura, muy delgada…casi escuálida y además, causa de muchas perturbaciones a lo largo de mi joven vida, mi cráneo doblaba en tamaño a uno normal; mi cabeza lisa, quizá aún más suave que la seda y milimétricamente perfecta era un castigo para mi cuerpo. Estaba imposibilitado, ya visualmente, a discutir ó luchar con alguien. Esa era la razón, además de no conocer el lugar, por la cuál prefería enmudecer y no topar con nadie.

Pese a ciertas complicaciones ya descriptas, nos encontrábamos a punto de zarpar a un viaje del cual se rumoreaba, siempre con temor, era casi suicida: de las bocas más profanas y temerosas de alta mar se escupían las aún más terroríficas palabras sobre aguas desconocidas, turbias, bravías, escalofriantemente enfurecidas…sobre un destino incierto que hasta el pirata más cruel e inhumano temblaría de solo enfrentarlo. Hablaban de obstáculos, dificultades…tifones que se creaban vaya a saber por que demoníaca fuerza. Aguas preparadas casi naturalmente para impedir el paso de quien se atreva a cruzar. Una historia relata la desesperada muerte de miles de almas tragadas por el agua. ¿Qué destino me esperaba? ¿Aguas tan ariscas capaces de matar mil insignificantes vidas en un solo segundo?

Aún no se como pero me arme de valentía y recuerdo como zarpé en el viaje que tanta incertidumbre me generaba: veloz, ansioso y dudoso. Pero con mi objetivo entre cejas; debía encontrarla.

Debo ser sincero y confesar que me sentí aún mas inseguro cuando, al cabo de aproximadamente 15 minutos de transcurrido el viaje percibí, de forma oportuna, que había perdido a la tripulación; entera…completa. Me encontraba en la quietud y en la soledad que un hombre nunca sería capaz de describir en la cotidianeidad de la vida. Pero admito que fue muy reconfortante y confuso; allí la vi a ella: redonda, quisquillosamente geométrica esperándome…entregada; microscópica. Nos miramos y éramos la vida misma. Simetría  perfecta.

Nadé sin titubear un centímetro con mi larga cola, penetré con mi cabeza su capa más dura, casi rocosa y llegue al punto céntrico del misterio. ¡Dilema tal el que me abruma! ¡Aún no se si he muerto o he nacido!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com