La verdad oculta: Cápitulo 2º

Por riper
Enviado el 03/11/2012, clasificado en Ciencia ficción
1042 visitas

Marcar como favorito

...con el fin de poder hacer frente a la enfermedad

del siglo XXI. Cómo usted bien sabrá, en las ciudades con grandes concentraciones de

población, hay un alto porcentaje de casos de depresión, estrés, lo cual deriva en

problemas alimenticios, musculares, de socialización, repercutiendo todo en una

saturación de los hospitales, centros mentales y un largo etcétera. Por lo que la Fixina,

al igual que a nuestros soldados, les ayuda a solucionar o reducir en lo máximo estos

síntomas. Pero mi señor, a Silvana y a Zacarías les fue inyectado un derivado de Fixina

para ver como lo metabolizaban sus organismos, esto ha sido hace unas tres semanas.

La cantidad de Fixina que les hemos inyectado, por alguna extraña circunstancia que

aun desconozco, se ha duplicado en su sangre, produciéndoles intranquilidad,

agresividad e insomnio. ¡Y ahora ese medicamento está en la calle! – Concluyó el

teniente en un tono alarmante.

-Teniente, teniente, teniente… tranquilícese. ¿No se da usted cuenta que si la Fixina

fuera perjudicial para las personas ya nos habríamos enterado?, según usted, les

administró el fármaco a los monos hace tres semanas y hasta hoy, supuestamente, no

les ha entrado ese brote que usted cuenta, y el fármaco lleva en el mercado cuatro

meses, y por el momento no han llegado noticias de ningún incidente – dijo el General

Perskin como quien dispara un dardo tranquilizante.

-Con su permiso, personalmente creo que ese fármaco nunca debió haber sido

sintetizado y preparado para utilizarse y mucho menos vendérselo a una empresa

farmacéutica. Si mal no recuerdo, no soy la única persona que está en desacuerdo con

los resultados obtenidos del proyecto Cedar Mill, el General Frank Ronalson, cuando

concluyó sus investigaciones tenía serias dudas en dar luz verde al proyecto – dijo el

teniente en un tono amenazador.

-¡Teniente! No quiero que vuelva a mencionarme ese nombre, ¿le queda a usted

claro?, le agradezco que haya venido a contarme el incidente sucedido. Pero como ya le

digo yo, no debe darle más importancia de la que tiene. Y ahora, si es tan amable de

salir de mi despacho – concluyo el General no invitando a pronunciar una palabra.

Howard sabia que por su bien no debía continuar la conversación, por lo menos en este

momento, así que giró sobre sus talones y se dirigió a la puerta.

Eran las siete y cuarto, Howard se dirigía de vuelta al laboratorio a paso algo acelerado,

en su cabeza no paraban de dar vueltas las últimas palabras que había pronunciado el

General. El teniente empezó a pensar que quizás tuviera razón Perskin y el fármaco por

alguna extraña razón, solamente había afectado a los simios. Pero no le acababa de

cuadrar la reacción del General ante el nombramiento de Frank Ronalson.

Todos en la academia sabían que Ronalson había sido un hombre de ciencia, un

hombre de gran contribución para este país y podía decirse que para el mundo entero.

Tras el horrible accidente que había tenido con su coche, el que le causo la merte, se

mando a construir la estatua de piedra que había en el patio, y todos los días a las seis

de la tarde se le hacia un saludo por parte de los soldados en honor a su nombre y

trabajo.

Howard llegó al laboratorio y prosiguió con sus tareas, pero al cabo de un breve

periodo de tiempo soltó el matraz aforado que tenía en la mano y se dispuso a salir del

laboratorio. Siendo el primero de su graduación en la escuela de Química molecular no

podía admitir una teoría sin antes buscar pruebas que la confirmasen y por eso se

encamino hacia la sala de archivos y base de datos.

Se presento ante una puerta metálica que poseía un cristal que ocupaba más de

la mitad de ésta, con un letrero en el medio en el que se leía: Base de datos de la A.M.E

(Administración Militar Estatal). El Teniente abrió la puerta escuchando el sonoro

chirrido de las bisagras mal engrasadas y entró. En su interior había una mesita con un

florero con cuatro claveles de plástico, los cuales llevaban allí desde que Howard fue

destinado a estas instalaciones hace ya 8 años.

Howard fue recibido por un oficial administrativo de aspecto poco intimidatorio,

su metro cincuenta y cinco y sus no más de sesenta kilogramos no jugaban un gran

papel a su favor, pero el Teniente solo quería buscar información de la forma más

discreta posible.

-Buenas tardes Teniente Howard – dijo el oficial con una gran sonrisa.

-Buenas… Brus, ¿Qué tal va todo? – le respondió Howard.

-Bien, ya sabe como es esto, aquí viendo como vuelan las moscas para intentar no

aburrirme demasiado – dijo el oficial y después soltó una pequeña carcajada.

-Entonces he acertado en el momento de venir, necesito que me hagas un gran favor:

ve al almacén de archivos destinados al Condado y busques toda la información posible

sobre la composición del motor de los carros de combate Z2-45 Patriot, y el porqué

dejaron de utilizarse – dijo el Teniente con cara de urgencia.

-Deme unos minutos y le traeré lo que está usted buscando – afirmo el oficial.

El oficial se levanto de su silla y se dirigió hacia la puerta que llevaba a un

almacén en el cual se encontraban todos los archivos de ámbito militar concebidos

hasta la fecha. Howard sabía que Brus tardaría más de veinte minutos en encontrar la

información que le había pedido, así que espero a que desapareciera tras la puerta y se

dispuso a sentarse en el asiento que antes ocupaba el oficial.

Con una sonrisa malévola, como aquel que engaña a un niño para quitarle un

caramelo, se encamino a buscar información en la computadora situada encima de la

mesa. Empezó buscando por el Proyecto Cedar Mill, pero la información que contenía

la computadora no hablaba de ningún incidente conocido, por lo que tendría que filtrar

mas su búsqueda Buscó sobre los incidentes conocidos en el periodo de tiempo el cual

tuvieron que hospitalizar a los nueve soldados destinados en África. Tras esperar a que

el programa de administración localizara la información y la mostrara en pantalla el

Teniente se llevo la mano a la cabeza como símbolo de agotamiento psicológico, al

cabo de unos segundos, salió en la pantalla lo que el estaba buscando, toda la

información sobre el extraño incidente de los nueve militares. Ponía sus nombres,

edades, lugares de nacimiento, fechas del accidente, pero no concretaba nada más que

le sirviera de ayuda.

Howard no iba a tirar la toalla tan fácilmente, era un hombre optimista, y ahora

poseía los nombres de los militares accidentados y su actual lugar de residencia, así que

tras meditar unos instantes se dispuso a ir a la zona de Crionización...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com