Había sido una noche loca pero yo no la sentí así

Por Polar
Enviado el 02/03/2014, clasificado en Amor / Románticos
591 visitas

Marcar como favorito

Todo empezó en una fiesta, creo que ese día iba con más ganas que ninguno y tampoco le faltaron estupefacientes para mantenerse “activa”..

Como de costumbre, se perdía entre la gente, le gustaba salir de aventura a conocer gente inesperada, para encontrar una complicidad, para sentir que la fiesta tenía algo de sentido...

 

Sólo basto una sonrisa para que ella le insinuase a la amiga que le había gustado.. él no dudó en acercarse, bastó una conversación de menos de sesenta segundos para que ella lo callara dándole ese primer beso, una sonrisa un tanto tontorrona salió de su cara y ella lo miró con deseo.

 

Fue un beso corto, de estos que tienen mucha intensidad en poco tiempo, de los que te dejan con ganas de más...

 

Ya todo iba siguiendo su curso, al final acabaron besándose una y otra vez, cada vez más pegados con besos más largos.

 

ÉL¿Nos vamos juntos? Yo te llevo a tu casa.

 

ELLA: Tú te vienes a mi casa

 

Estaba claro, deseaba besar, abrazar, querer,,,, y él no paraba de decirle cosas bonitas, quiero que me beses toda la noche, que duermas conmigo, que me des cariño...

 

No se podía creer ninguna de sus palabras, ella le miraba con unos ojos desconfiados, llenos de dudas, ¿Por qué tenía que creer en aquellas palabras?, la noche fue maravillosa, se acariciaban, se fundían, se besaban, se delataba pasión...

“Me encantan tus ojos, tu piel suave, cómo te mueves, tus besos,...”

¡Tenía que parar!, como siguiera así se lo iba a acabar creyendo, ella no le dijo absolutamente nada, ni que le gustaba su cuerpo, ni sus tatuajes, ni su suave piel...y no porque no se lo quisiera decir pero no quería entrar en ese juego, parecería que si le contestaba era porque se lo estaría creyendo.

 

Una mañana intensa, pasional y llena de placer. A las 15.30 de la tarde decidió marcharse, sabría que era probable que no lo volviese a ver, ni siquiera se me pasó por la cabeza pedirle el teléfono, ¿habría sido todo fruto de las excesivas drogas o de verdad llegaron a sentirse así?

 

Al final él le pidió el teléfono con la excusa de que vivían cerca y se podrían ver fácilmente

 

Han pasado 3 días y aún no ha llamado, ni ha escrito, ni se habrá acordado...

 

Había sido una noche loca pero ella no la sintió así.

 

Me gusta enamorarme de la persona que encuentro inesperadamente cerca de mi.

 

 

 

 

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com