No sólo respirar es vivir.

Por Alma Gecé
Enviado el 09/03/2014, clasificado en Infantiles / Juveniles
999 visitas

Marcar como favorito

Llegó el día, el día en que Claudia se dio cuenta de cómo eran en realidad las cosas. Descubrió lo feliz que le hacía ver volar a los pájaros hacia ningún lugar, o hacia lugares que incluso ellos mismo desconocían, la sonrisa que aparecía en su cara cuando veía sonreír a un niño o cuando veía a una pareja disfrutar de un abrazo. Sintió la libertad que provocaba en su cuerpo una ráfaga de aire caluroso en una tarde de verano, el reír sin dar explicaciones a nadie, el gritar tan alto como podía. Sufrió ese escalofrío que te recorre el cuerpo cuando recibes una llamada de teléfono inesperada de alguien a quien echabas de menos, el calor de un beso y el dolor de un desamor. La esperanza, la desilusión, el cansancio y las recompensas por los trabajos duros. Cantar una de tus canciones favoritas mientras caminas por la ciudad, descubriendo lugares inimaginables a lo largo de todas esas calles que recorres por primera vez. El olor del café recién hecho, de la pizza, de la gasolina. Descubrió que no sólo respirar es vivir. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com