Nos enamoramos los tres después de coger (2)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
10283 visitas

Marcar como relato favorito

Esa noche no pude dormir. Me sentía extraña.
Le envié un mensaje a Larissa, tenía la intriga de saber cómo era él. Y ella me mandó tres fotos.
Bastante atractivo, tal cual me lo dijo, tal vez tenemos gustos muy parecidos. No respondí a su último mensaje y ni siquiera recuerdo en qué momento me quedé dormida.
Nos vimos en la universidad, por supuesto. Ese día teníamos clase con Ariadna, "la profesora favorita", por así decirlo, nos llevamos muy bien con ella. Es totalmente relajada. Como una amiga más.

Terminando la primera clase Larissa me buscó.

-Larissa: Hola, qué tal dormiste? Dime... pensaste algo sobre Afra?

-Sí, claro que lo pensé, apenas y pude dormir. Es que sinceramente no lo podía creer.

-Larissa: Bueno, no es para tanto. Te gustaron las fotos?

-Sí. Cuándo piensas conocerlo?

-Larissa: Qué pasa? Ahora también quieres conocerlo? Jajaja...

-Te gusta mucho, cierto? Bueno, a mí me parece atractivo. Si quieres que algo más suceda, tienen que convencerme para que no me arrepienta después.

-Larissa: En serio? Te juro que me siento muy feliz. Ustedes dos me encantan.
Hablé con Ariadna y me dijo que necesitaremos un modelo para un desnudo. Estás lista para pintar el pene de Afrah? Jajaja

-Lo supuse. Le contaste a Ariadna de todo tu secretito?

-Larissa: No, bueno, le conté hace unos días que estaba conociendo a alguien, pero sólo eso. Lo del modelo ella me lo dijo y obvio me ofrecí para traer a Mourad, así aprovechamos para salir con él.

-Las dos al mismo tiempo?

-Larissa: Pues... Sí, no? Tengo que contarte más cosas.
Vamos al jardín y pasemos por algo de comida.

No sé qué tanto traen esos dos en la cabeza.
Sólo pasamos por un smoothie y yo compré unos nachos, parece que este asunto me despierta el hambre.

-Larissa: Mira, en cuanto a gustos y fantasías parece que nos conocemos bien. Desde que le conté sobre ti, me confesó que a él le encanta ver, entonces obviamente al pensar en nosotras se volvió loco. Quiere vernos juntas. A esta altura supongo que estás de acuerdo, no?

Tomé aire y bueno...
-Sabes que yo no he experimentado nada de eso. Pero la verdad es que desde que me lo dijiste tengo mucha curiosidad, pero no sé por dónde comenzar.

-Larissa: Si él quiere vernos entonces debemos comenzar nosotras a solas.
Laura, no será tan difícil, puedo comenzar yo. Hemos dormido juntas e incluso nos vemos casi desnudas.

Somos amigas, pero aún así sentía un poco de pena. Me acerqué y la besé. Ella tenía los labios fríos y azules con aroma a mora azul. Yo, por supuesto olía a nachos con queso.

Larissa no dejaba de sonreír, yo seguía sin saber qué demonios estaba a punto de hacer.

-Larissa: Entonces nos vamos juntas hoy a tu casa?

-Tú siempre invitándote sola. Tú ya vives ahí desde hace tiempo.

Entramos a clase y traté de calmar un poco los nervios.

Llegando a casa mi madre siempre tenía listo otro plato, por si Larissa llegaba. Como casi siempre. Comimos las tres y después subimos a mi habitación. Y yo ya me sentía un poco tensa.

-Larissa: Tenemos que bañarnos de una vez.

Larissa se acercó y comenzó a quitarme la ropa. Me sonrojé. Ahora siento que deja de ser mi amiga para ser como mi novia.

En fin, abrí la llave y esperamos el agua caliente.
Una ducha normal, sólo Larissa toqueteándome las piernas y las nalgas.
Salimos y yo ya estaba mojada.
Apenas y nos secamos, Larissa me aventó a la cama.

-Larissa: A Mourad le encantaría ver cómo te hago sexo oral.

Larissa tomó mis rodillas y abrió mis piernas, besó y apretó mis pies, después bajó hasta mi entrepierna para babearme toda. Comenzó a succionar y chupar mis labios. Ya me estaba volviendo loca.
No quería gemir demasiado, no sé qué diablos iba a suceder si mi madre escuchaba algo sexual. Y que Larissa estaba casi por cogerme.

Mientras ella me hacía tantas cosas, no dejaba de pensar en las fotos de Afrah y saber que él nos veía, y al mismo tiempo en el cuerpo de Larissa.

Esa noche tuve dos orgasmos, uno sobre su clítoris y otro mientras cabalgaba en la boca de Larissa. Terminamos y dormimos desnudas.

Me gustó, ahora quiero que llegué el modelo a la clase de Arte.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed