Malditas Matemáticas!

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
117 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Me encontré el otro día a un amigo que estuvo conmigo en la preparatoria y me contó su historia después de haber sido expulsado del colegio por reprobar matemáticas en 4 oportunidades, me decía que había sido culpa de las operaciones cuadráticas, pero la verdad cuando me lo decía yo ¡ni me acordaba de cuales eran esas! Me aclaró que me contaba esto porque se acordó que mí me gustaban las matemáticas y yo solo moví la cabeza diciendo si, enroscando el labio inferior.

Mi amigo y yo platicábamos en un negocio que vende comida para llevar, y que por estar muy bien recomendado por eso había ido, y al parecer era un negocio muy prospero,  porque se veía que tenía buenas instalaciones y bastante clientela, yo estaba en la fila.

_¡Malditas matemáticas!  te lo digo porque por culpa de ellas me expulsaron del colegio en donde está estudiando muy contento, era el colegio de mis mejores amigos, con los que había pasado mis momentos más divertidos, todo porque no supe resolver operaciones cuadráticas que ahora me entero que no sirven para nada en la vida cotidiana, --y me explicaba por qué no servían para nada , me dijo-- : vivimos en la tercera dimensión y por lo tanto ,no hay cuarta dimensión, o sea cuadrática, --y yo pensé, este se puso a investigar para saber que lo que lo había dañado, era algo comprensible pero se estaba equivocando; no lo quise corregir, y agregó-- solo porque a un inadaptado secretario de educación con delirio de grandeza, se le ocurrió incluirlas en el temario de segundo semestre de la preparatoria. --Me seguía diciendo-- si hubieras visto el drama que se ocasionó en mi casa aquella tarde cuando les di la noticia que estaba expulsado del colegio porque había reprobado por cuarta vez la materia de matemáticas, fue como el programa de “Mercado de Lágrimas” de la “Carabina de Ambrosio”, en donde todo es exagerado y terrible.

--En el colegio en el reglamento decía que si reprobabas una materia en 4 ocasiones, eras expulsado automáticamente de la institución y de las preparatorias que estuvieran afiliadas a la Universidad del Estado, no había regateo, era tajante--.

Mi amigo me describió como su papá lo había regañado en una forma muy enérgica por la situación escolar, primero le reclamó que como era posible que hubiera reprobado tantas veces algo si él solamente se dedicaba a estudiar, no trabajaba. Entonces vinieron las amenazas en donde le hacía ver que toda su vida de felicidades que hacia tenido se le había acabado, no tendría ninguna esperanza de que volvería a hacer su vida normal. Tendría que trabajar y con la consigna que solamente obtendría puestos muy bajos que pagarían muy poco.

Todas sus expectativas de vida se veían cerradas en el horizonte, todo lo que pasaría de ese momento en adelante iba a ser sufrimiento y esfuerzo con muy poca paga. Mi amigo se imaginaba siendo un obrero, campesino o un albañil. Le decía a su papá que no había sido el único expulsado y que el papá le contestó “mal de muchos consuelo de tontos”, --eso ni lo digas-- le advirtió. El padre le reclamaba que todo el esfuerzo que él y su mamá estaban haciendo para pagar su escuela y él lo tiraba a la basura. Le reprochaba que porque no había pedido apoyo con maestros en las tardes o algún conocido que fuera bueno para eso ¿No se te ocurrió?

Yo odio las matemáticas porque mi vida cambió de una manera muy dramática, de ser el joven buen prospecto al tonto etiquetado que solo sirve para hacer mandados o solo de chofer, es algo que desmotivó mucho mi vida. El maestro también tiene la culpa porque no sabe enseñar, si la mayoría de los alumnos de la clase reprueban el que el que está mal es el maestro, por eso los resultados. Mi amigo siguió diciéndome muchas palabras, cada vez fuertes sobre las matemáticas como que eran destructivas, repugnantes, antipáticas, poco divertidas, detestables, etc.

Me comentaba mi cuate en son de broma, todo empezó con la ranita que saltaba sobre una regla de números, muchos empezamos allí con el bloqueo de nuestras mentes de sentirse que no estaban hechos para las matemáticas, a suponer el final que nos esperaba por no poder imaginar cosas de naturaleza más abstracta que un rana dando saltos sobre una regla.

Porque siempre nos cuestionan para que nos sirven las matemáticas, nunca son tan duros con otras materias como lo solo con la matemática, ¿será que las usamos y las usamos sin darnos cuenta que las estamos aplicando y utilizándolas?

En los anuncios clasificados puedes ver que se imparten muchas clases en los domicilios de muchos maestros, son profesores de apoyo para ir por las tardes. Pero no hay anuncios que digan que se está contratando personas con el título de matemáticos, quizás es una carrera con la cual te mueras de hambre, como muchas de las que nuestros papas nos advertían no dedicarnos o solo terminarías ejerciendo como maestro.

Algunos le llaman el idioma universal porque todos lo pueden entender un 5 es lo mismo aquí que en China, es entendible y equivalente. Sin las matemáticas muchas cosas no se podrían hacer, serian imposible hacerse sin los cálculos que conlleva el fabricar un carro o un avión, es necesario apoyarse estas. Los acertijos de matemáticos son muy divertidos y muchas veces los resolvemos si ponemos más atención en la redacción que en si se trata de un problema de cálculo mental, ahora son famosos y entretenidos los sudokus, en donde debes buscar los números del 0 al 9 tanto en forma horizontal como vertical que no se repitan, muchas personas lo resuelven y es un pasatiempo muy bueno para darle gimnasia a la mente.

Algunos relacionan las matemáticas con la inteligencia, pero analizando bien hay muchos tipos de inteligencias, no por ser buen matemático te garantiza el éxito, puede ser que seas muy metódico y nunca te arriesgas por lo mismo a hacer un negocio. Resultó que el dueño del negocio de comida, que dije que era tan prospero,  era ni más ni menos mi cuate del Colegio, ese que según los maestros de la preparatoria no era bueno para las matemáticas y ahora véanlo, tenía un gran negocio de comida con muchos clientes, y las  mejores referencias. Me dio mucho gusto y me quitó un peso de encima saber que era una persona de éxito, y me dije a mi mismo, esto demuestra que el futuro de las personas no lo conoce nadie, que no por no poder hacer solo una cosa te vas a frustrar para toda la vida.

El que no sabía matemáticas me hizo un 10% de descuento en mis tortas de papa y chiles rellenos, pero yo se lo tuve que calcular, jajajajaja


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com