El mito de la eternidad.

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
296 visitas

Recomendación:
Poesía (top ventas) - Los libros de poesía más vendidos del momento.

   

Volaban, sin alas ni razones,
Evocando a la luz por sus gargantas,
Fraternal, el ardor de la batalla,
Oxidado, el metal de los dragones.

Impermeable, aguerrido y sin encanto,
A la sombra de un león con alma hueca,
Mantenidos, por desdicha; confinados,
Al capricho del que juega sus dilemas.

De mi mano al desastre,
Del desastre, a los ávidos esquivos,
Cantan fuerte mientras claman los arranques,
De un ingrato, ademán tan viperino.

Soldadas las penurias a sus venas,
Latido, el corazón a un ritmo lento,
El daño se pagó cuando entre rejas,
Lloraban un destino tan violento.

A la injuria de la evolución se burlan,
A la duda del creador se vanaglorian,
Consternados regresaban de la tumba,
Corrompidos, sin la luz, pues les estorba.

Fugaz y desgraciado fue haber sido,
Artífice de tales alabanzas,
La quimera prende fuego a la cenizas,
Porque, eternas, arderán entre las llamas.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.