El panadero de mi amiga

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
5431 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Porn4women.tv - los videos porno que más gustan a las mujeres

Estaba yo muy deprimida en casa ya que no había nada de comer y el desinterés de mi madre por mí era evidente. Después pensar en positivo allá por el 2017 ya que no tenía nada que hacer en mi habitación decido llamar a una amiga mía resulta ser que está con su panadero así ella lo decía en un hotel en el centro de la ciudad yo atónica como que con su panadero a estas horas y en un hotel no comprendía. Me invitó a que vaya a dormir y acepté, de todas formas, no perdía nada quería salir de mi encierro. El panadero pagaba mi taxi.

Así fue hasta que llegue al hotel... Mi amiga me estaba esperando era una rubia con unas tetas muy hermosas, y grandes, pero hasta ahí nada de lesbianismo solo para recalcar la belleza ajena... Entre y vi al panadero era un hombre común y corriente no vi nada extraordinario nos saludamos y entre estábamos entre tres en la habitación mi amiga estaba tomando... Ella me invitó algo para comer después entre plática y plática ya nos queríamos sentar, como no había silla, solo dos camas una pequeña y otra grande nos acostamos al principio yo el pequeño y ellos dos en la cama grande me sentía incómoda pensaba que molestaba que ellos querían entrar en acción o algo así pero no así hasta que yo entre en medio de ellos... Para entrar en ambiente dije un par de palabras que no ya recuerdo que fue, para que lo tenso del ambiente se quitará. Nos quedamos en silencio hasta que me anime a rozar mi mano junto a la pierna del panadero (en realidad era un militar) panadero era su apodo impuesto por mi amiga porque él le mantenía y decía mi panadero. Continuando pensé que no haría caso, pero no fue así su mano subió por mi pancita sentí un calor.... Uy el estando en el medio de las dos mujeres mi amiga no se daba cuenta ella estaba durmiendo, al menos eso creía, hasta que dijo en voz alta que se cambiaría de cama para que nosotros estuviésemos bien.

Al fin teníamos más espacio, la tensión se esfumó y los toqueteos eran más intenso su mano era gruesa, sus dedos eran tan suaves... Se notaba que sabía cómo tocar, tocaba mi vagina, me mojaba mucho, mi néctar era increíble lo sentía mientras me retorcía, trataba que mis gemidos no se escucharan hasta que creo que me orinaba entonces fui al baño al irme me fui con los pies sin zapato me dio un dolor de panza y ya no pudimos continuar, mando saludos desde este medio a ese panadero que supo cómo tocarme ...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed