Pruebas de IQ

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
143 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Las pruebas para determinar el índice de inteligencia, a mi parecer no son muy precisas, es imposible que con una serie de preguntas, o con saber cuál figura es la que sigue en una serie, te puedan medir la inteligencia de una persona, peor te la pongo, que con un solo número te califiquen si eres inteligente o no, la inteligencia es una materia demasiado complicada y con muchas aristas que la convierten en algo muy impredecible, por ello en lo personal se me hace demasiado iluso que puedan determinar con exactitud la inteligencia.

Lo triste, como sucedió en la primera guerra mundial, que con un cuestionario de 50 preguntas contestadas en una hora a más tardar, decidían la inteligencia, y con ese solo dato se basaban para asignarte al puesto en el ejercito estadunidense, si ese día estabas cansado, nervioso, o traías algún problema personal que no te dejaba concentrarte y tenías un mal resultado… eso era como firmar tu sentencia de muerte, porque a los menos inteligentes según la prueba, los enviaban como carne de cañón al frente a combatir. Y eso que siempre dicen que no hay discriminación, en este asunto no aplica. No se imaginaban los pobres soldados que aquella prueba que habían contestado meses atrás, era su condena a muerte, que con fríos cálculos de los psicólogos daban su escala. Eran investigadores de la Universidad de Stanford que aplicaban la famosa prueba de origen francés llamada Binet-Simon, en agradecimiento a sus creadores los psicólogos Alfred Binet y su alumno Theodore Simon.

Las pruebas están basadas en tablas estadísticas, considerando la edad de la persona o del niño y su población, tiene una serie de preguntas que el individuo debe contestar de manera cerrada para considerar la respuesta como correcta o incorrecta. Se creó una escala en donde se determinaba la capacidad de respuestas que debía de acertar una persona normal o promedio, y ver quienes estaban por debajo de la inteligencia media, y quienes por encima del promedio.

Los que saben de estas cosas, consideran que las pruebas de inteligencias son insuficientes para poder determinar la inteligencia de una persona, para establecer la manera en que se va a adaptar la persona al equipo de trabajo o de estudio, sería también insuficiente para saber si la persona va responder de manera positiva a los fracasos y los obstáculos que se le vayan presentando. En la mayoría de las pruebas solo consideran el razonamiento pero no la memoria y la facilidad verbal que son muy importantes, pasan por alto por ejemplo aquel principio tan mexicano de que el que traga más saliva come más pinole.

Ahora los estudios de IQ se pueden respaldar con la resonancia magnética, para ver como los colores de los diferentes sectores del cerebro responden a los estímulos o a las preguntas que se le vayan haciendo al que se le aplica el test de inteligencia. Es una manera de corroborar que todas las partes del cerebro trabajan de manera conjunta como una orquesta que van interviniendo cada uno de los elementos, matando de una vez por todas el mito de que los humanos usamos solo la décima parte del cerebro, y el otro noventa por ciento se la pasa rascando las meninges.

Puede también haber personas que entrenan su cerebro para este tipo de pruebas, entonces están más familiarizados con los tests, al momento de presentarlo su cerebro ya conoce de antemano las respuestas, y eso puede ensuciar los resultados que arroja el test, por el conocimiento previo. No es lo mismo contestar un test por primera vez que contestarlo después de haberlo practicado varias veces aunque no sean exactamente iguales. Creo yo que la prueba de inteligencia deja de ser relevante en estos casos, pero eso que usted y yo sabemos, el aplicador de la prueba no lo sabe.

La prueba de inteligencia no determina si eres buen líder, si eres una buena persona, si eres un buen padre o un buen hijo, si eres un trabajador eficaz, este tipo de test no pueden evaluar si vas a tener éxito en tu vida o en tu trabajo. Dicen los que saben que para ser un gerente de empresa es necesario estar por encima de los estándares de inteligencia entre 114 y 118, siendo 100 el promedio, pero también se menciona que si la inteligencia de la persona está por arriba de 124 será difícil que sea un buen líder, y los científicos no saben exactamente a qué se debe este relación pero no se llevan bien alto IQ con éxito como líder. Lo que se necesita para hacer una maestría en administración es eso de 114 a 118, pero vas a tener que esforzarte para demostrar que eres más astuto que tus demás compañeros en el trabajo que también son listos. Este es un estudio que hacen las empresas para obtener a sus mejores líderes para el trabajo, pero sigo teniendo mis dudas sobre lo efectivo que son las pruebas, porque les faltan muchos aspectos a considerar.

Ahorita que estoy estudiando este tema me viene a la memoria cuando estaba en la preparatoria, dos alumnas sacaron diploma de excelencia por haber tenido puras calificaciones de diez durante los cuatro semestres, pero lo más raro es no me acuerdo que hayan participado en una clase dando un punto de vista que me llamara la atención, o sea nunca me sorprendieron con su manera de pensar, como otros que muchas veces me dejaban sorprendido por su inteligencia y habilidades para resolver los problemas. Esto quiere decir que las notas altas se pueden obtener solamente con disciplina y orden. No sé qué tan exitosas sean ahora mis compañeras que recibieron la mención de excelencia en aquella época de estudiante.

No sé si consideren en los test, la concentración que puedas tener a la hora del trabajo, es muy importante en ciertos trabajos por la cuestión de ruidos y movimientos de las cosas que se manejan, es vital estar concentrado para poder realizar correctamente algunos trabajos, en la actualidad hay mucho mas distractores que pueden hacer que tu mente se pierda por mucho tiempo y esto ocasionarte ineficiencia en tus tareas diarias.

Cuando se cometen errores o se sufren frustraciones, es impensable creer que los test puedan considerar como vas a reaccionar o cómo vas a enfrentar ese tipo de situaciones, si van a seguir buscando lograr los objetivos que se trazaron independientemente de lo sucedido. Como un test podría evaluar esto, si es algo muy subjetivo. Yo sé que los tests son la forma más barata para poder seleccionar a las personas para el trabajo, pero también a mi criterio es muy tajante a la hora de sus resultados, a pesar que este tipo de pruebas ya tienen más de un siglo de estar aplicándose, claro con los mejoras pero siguen basándose casi en lo mismo todavía.

El IQ es solo un número que dice que tan hábil eres para ciertas cosas pero no es en lo absoluto, una medida real de la inteligencia de la persona se tiene que convivir con ella y ver cómo se comporta y cómo reacciona ante los problemas de la vida real. ¡Esa es mi opinión!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.