El viaje hacia la felicidad

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
127 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

- EL VIAJE HACIA LA FELICIDAD -
¿Y cuándo llegue el día en que la vida te ponga a prueba y te des cuenta que lo que sos hasta ahora no te sirve de nada?

Mis padres se preocuparon tanto porque "sea alguien en la vida": que estudie todo lo que pueda hasta el agotamiento, que vaya a buenos colegios, que siga estudiando una carrera y sea un profesional. Mamá creía que ser un profesional me iba a sacar de la miseria del barrio, que teniendo títulos colgados en la pared me iba a preparar mejor para competir en la carrera de la vida.

Sí, nos educaron para correr desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, incluso corremos cuando dormimos. Vivimos corriendo ya que nos enseñaron que parar y tomar aire está mal porque hay otros que nos pueden pasar. Nos educaron para competir desde el primer llanto que dimos cuando salimos de la panza de mamá. Porque desde ese momento tenían un plan para nosotros. El mismo plan con que los formaron a ellos. Y el plan era estar preparados para "ser alguien en la vida".

Pero en el momento más crucial de mi vida todo para lo que fui formado no me sirvió de nada porque nunca nadie me enseñó a conocerme a mi mismo. Porque el día que perdí mi salud de nada me sirvió ser un profesional, haber ido a una buena escuela o ser el mejor en muchas áreas, ese día no estaba preparado para pensar y afrontar una realidad que amenazaba con aplastarme. Ese día comprendí que lo más importante no lo había aprendido: conocerme.

Estuve tanto tiempo metido en la vorágine de la vida y alimentando un problema distinto cada día que me olvidé de disfrutar y tuve que caer para entender que la vida no se trata solo de correr para ganar o tener más dinero para vivir mejor. Que la vida es más simple que la que nos armaron, que la vida es simple pero somos nosotros quienes la hacemos compleja.

Hoy acaricio la dicha del camino hacia adentro y si supieran las sensaciones placenteras que provoca el viaje hacia el interior les aseguro que no van a querer dejar de viajar desde que se levanten hasta que se acuesten. Atrevanse a viajar hacia adentro, allí se encuentra la felicidad.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed