Sexo pop

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
123 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

- SEXO POP -
Era una noche fría de invierno. Horas antes nos habíamos contactado por una página de encuentros gay. Rosarino, pianista de profesión. Luego me contaría que vive en California desde hace 10 años y que viene a visitar a su madre durante sus vacaciones.

Era un hombre de unos 55 años. Pelo entrecano, al igual que la barba, baja estatura y ojos celestes. Su mirada inocente nunca me hizo presagiar lo que vendría después.

Cuando entramos a su departamento me pidió que no hiciéramos ruido porque había un amigo durmiendo en una habitación cercana. Al día siguiente caí en la cuenta que lo del amigo era una estrategia para prevenir un posible robo.

Tomamos un café, conversamos. Me contó de su trabajo como director de orquesta y me mostró con orgullo la página web donde publicaba fotos y las fechas de sus conciertos.

Horas después, tomó impulso y se acercó. Le costó. Creo que dudaba, a pesar de la charla amena, que hubiese química de mi parte. Hasta que me tomó de la mano y me llevó hasta su habitación. El departamento era lujoso. Muchas veces pasé frente a ese edificio y siempre me pareció insulso. Sin embargo, por dentro, escondía pequeños palacios.

De a poco nos fuimos desnudando. Su piel nívea contrastaba con mi piel morena. Durante la charla me había comentado que se sentía más cómodo en el rol de activo, sin embargo, me dijo que conmigo le daban ganas de ser pasivo. Le propuse dejarnos llevar.

Entre besos y caricias terminamos enredados bajo las sábanas. El deseo encendió la noche y de repente nos olvidamos del invierno. En un momento él estaba encima mío, extendió el brazo y abrió el cajón de su mesita de luz de donde sacó un preservativo, un lubricante y una botellita, como la de las esencias aromatizantes. La abrió, se tapó un orificio nasal y con el otro empezó a aspirar.

-¿Qué es eso?, pregunté.
-Popper. Me ayuda a relajarme. Sabes qué es. ¿Querés probar?, me dijo con una mirada lasciva.
•----------
Nota: Las llamadas drogas recreativas como el Popper no son buenas para el organismo. Bajan las defensas del sistema inmunológico por semanas haciéndonos permeables a diferentes infecciones o enfermedades.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed