Dos veces sin salir de su casa

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
78 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

- DOS VECES SIN SALIR DE SU CASA -
Eder es uno de los tantos brasileños que llegó a Argentina para estudiar médicina. En su país estudió y se recibió en las carreras de Odontología y Agronomía. Hace 4 meses que vive en Rosario. Su objetivo no era venir y estudiar sino cambiar de país. Y una forma de alejarse de Brasil sin tantas preguntas, por parte de sus padres, fue decir que se marchaba para estudiar. Empezó la carrera sin saber si la va a terminar. Lo que sí sabe es que llegó para quedarse. De hecho comenzó los trámites para revalidar su título de odontólogo. La revalidación consiste en aprender las leyes y reglamentos de Argentina en relación a su carrera. Un detalle que me llamó la atención es que deben trabajar 200 horas ad honorem. Una imposicion que no le gusta porque dice que lo van a tener esclavizado muchos meses. Es como empezar de nuevo, más cuando tenía su consultorio en Brasil, pero entiende que son las condiciones del país y, si se quiere quedar, tendrá que aceptarlas.

Me contó que en Brasil la carrera de odontología dura 5 años, pero cuando la cursó era de 4. La de agronomía es de 5 y la de medicina 6. Le pregunté por qué los brasileños vienen a estudiar medicina a Argentina. Me explicó que en la Universidad Pública de Brasil hay un examen de ingreso que es difícil y por eso muchos emigran a otros países de Latinoamérica.

Eder no paraba de hablar. Contestaba minuciosamente a mis preguntas. Le dije que sería interesante que alguna vez destinara parte de su saber para ayudar a la gente carente de recursos económicos. ¿No sé por qué le sugerí esto?, pero me salió del alma. Tal vez fue producto de mi inconsciente que supone que con su sapiencia, un médico, debe ser solidario con los que menos tienen. Muchos me dirán que se quemaron las pestañas para ganar dinero con lo que saben y no para hacer beneficencia. Según Eder, tanto medicina como odontología, son profesiones que dan status y muchos sucumben ante esto dejando de lado la solidaridad.

Cuando dejó de hablar empecé a moverme otra vez. Habíamos terminado y durante el tiempo que duró la charla no había salido de "su casa", pero Eder me dio la bienvenida nuevamente.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed